GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Domingo, 27 de marzo de 2005
En las cercan?as de Roswell, en Corona, estado de Nuevo M?xico, el 3 de julio de 1947 un objeto desconocido explota produciendo extra?os escombros en una finca rural propiedad de Mac Brazel, el ?rea es inspeccionada d?as despu?s por militares de la Base Roswell y mas tarde bloqueada, el Coronel William Blanchard participa a la prensa del hallazgo de un platillo volante; pocas horas despu?s cuando ya la noticia ha trascendido internacionalmente, un desmentido oficial es emitido desde la comandancia de Fort Worth exhibiendo otros restos e identific?ndolos como pertenecientes a un globo metereol?gico. D?cadas mas tarde el oficial de inteligencia Jesse Marcel, subordinado de Blanchard, revelara la verdad de los hechos. Las noticias sobre el suceso son reproducidas por los principales diarios del mundo.

Entretanto nuevos hechos se suceden bajo secreto militar; horas mas tarde son descubiertos mas restos de la nave y su tripulaci?n, un funcionario federal y varios civiles se convierten en inc?modos testigos. Los nuevos escombros y los cad?veres son llevados finalmente al Hospital Militar de Roswell y de ahi mas tarde por avi?n a la Base de Forth Worth y luego a Dayton, Ohio para ser sometidos a ex?menes que eventualmente incluir?an sus autopsias. En Roswell durante el dep?sito transitorio y reconocimiento de los cad?veres otros civiles entre ellos un proveedor de servicios f?nebres y una enfermera de la base han sido involuntarios testigos de los hechos y se ver?n comprometidos por la inteligencia militar, sus testimonios ganar?n estado p?blico nuevamente en 1991.

La reconstrucci?n y divulgaci?n de estos hechos es extraoficialmente impedida bajo distintos tipos de presiones, no obstante trascender?n d?cadas mas tarde por medio del testimonio de testigos directos y obtendr?n una difusi?n limitada a trav?s de medios de prensa alternativos.

Repercusiones del incidente Roswell

La denominaci?n de 'platillos volantes' reportada por Kenneth Arnold y el desconocimiento del p?blico sobre sus aparentes caracter?sticas favorecen la trivializaci?n del suceso a trav?s de los medios de prensa y despiertan incredulidad. El fen?meno parece extenderse a otras partes del mundo y moviliza al p?blico estadounidense. Se ofrecen recompensas de entre 1.000 y 5.000 d?lares a quienes aporten pruebas o capturen un platillo, present?ndose distintos ejemplares algunos de ellos de unos pocos cent?metros de di?metro y de los mas variados materiales.

En Hollywood es reportado ante las autoridades el 'hallazgo' de un peque?o disco con componentes electr?nicos encontrado en el jard?n de una residencia, el intruso que es investigado por el FBI, ha chocado aparentemente con el techo de la casa a pesar de carecer de aptitudes para volar. La tripulaci?n de un avi?n cuatrimotor volando al servicio de la Oficina Gubernamental de Conservaci?n de Suelos se jacta de haber triturado con las h?lices a un platillo de peque?as dimensiones y con componentes de pl?stico que lo persegu?a, ensay?ndose una nueva denominaci?n para describir el fen?meno, la de yo-yo volante, que por supuesto no prosperar?.

Pocos meses atras las diferencias pol?ticas entre los aliados y los rusos han propiciado un nuevo y tenso escenario en el mundo que se conocer? con el nombre de Guerra Fr?a. La carrera armamentista ha incrementado el espionaje, en este contexto la prevenci?n de que las apariciones de platos voladores pudiesen ser una nueva arma secreta se reflejan en opiniones tan respetables como la del mismo Orville Wright uno de los pioneros de la aviaci?n. Rusia desmentir? toda vinculaci?n con el episodio a traves de su embajador en Washington. Harry Truman, presidente de los EE.UU. ha preferido atribuirle connotaciones sensacionalistas al suceso.

La sistematizaci?n de observaciones de objetos voladores de origen desconocido (ovnis) durante las pr?ximas d?cadas en base a sus velocidades y trayectorias aparentes descartar? definitivamente la posibilidad de atribuirles un origen militar. El incidente de Roswell seguir? siendo investigado por las m?ximas autoridades militares quienes a pesar de contar con informaci?n de avistajes de ovnis desde a?os atras parecen haberse visto inicialmente sorprendidas por el suceso.

El enigma para la mayor?a continuar?, los que han visto y saben, callan.

El d?a 3 de julio , pocas horas antes de los sucesos de Roswell un avi?n C-54 del Ejercito de los EE.UU. que ha partido en un vuelo nocturno desde las islas Bermudas con destino a Miami desaparece sobre el oc?ano. La amplia b?squeda que inician horas m?s tarde unidades militares y guardacostas no arrojar? resultados postivos y una semana mas tarde la nave y su tripulaci?n ser?n dadas por perdidas.

Un mes antes otro avi?n C-54 militar se ha perdido misteriosamente en la zona de Mount Rainier y las autoridades han ofrecido una recompensa de 5,000 d?lares a quienes puedan aportar informaci?n sobre la nave. Kenneth Arnold quien se ha dedicado a esa b?squeda adem?s de no poder resolver el enigma ha abierto las puertas a otro a?n m?s grande.


Los avistajes a?reos en Monte Rainier

Pocos d?as antes de los sucesos de Roswell, el 24 de junio el piloto civil Kenneth Arnold ha reportado el avistaje en vuelo de varios objetos voladores no identificados en las cercan?as del Monte Rainier en el estado de Washington, su testimonio sera corroborado por el avistaje de un fen?meno similar pocos dias mas tarde por parte de la tripulaci?n de un vuelo de United Airlines. Arnold describe la apariencia de los objetos como la de 'platos voladores', la denominaci?n har? historia pero no justicia al tama?o y comportamiento de los mismos que volando inteligentemente en formaci?n responden en apariencia a un objeto l?der que supera largamente el tama?o de un avi?n.


GANA DINERO JUGANDO A JUEGOS, LA PAGINA ESTA EN FRANCES E INGLES PERO PARA JUGAR NO HAY QUE SABER IDIOMAS ?NO CREES? PINCHA SOBRE LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.



GANA DINERO RECIBIENDO EMAILS EN TU CORREO ELECTRONICO, PINCHA EN LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.






?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar