GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

S?bado, 09 de abril de 2005
Innumerables son los habitantes de las aguas, especies animales y vegetales a?n desconocidas, y lo mismo ocurre con seres fe?ricos y legendarios. Las sirenas son, entre ellos, los m?s conocidos. Les siguen en popularidad las ondinas y las ninfas. Quiz?s algunos hayan o?do hablar de las mujeres-foca, de las hadas lavanderas o de las n?yades.

Para los antiguos griegos, las ninfas eran los esp?ritus elementales del agua. Ellos dieron nombre a todas las razas de ninfas:

-Oce?nidas y Nereidas, para las ninfas marinas, verdaderas antepasadas de las sirenas;
-N?yades, Creneas y Pegeas, las ninfas de las fuentes;
-Potamides, las ninfas de los r?os;
-Limnades, las de los lagos.

Pero claro, el agua est? presente en todo lo que nos rodea, y los sabios pronto se dieron cuenta de que habitaban ninfas del agua en muchos otros lugares. Y tambi?n hubo que buscar nombres para ellas. Al grupo de las ninfas de las aguas las llamaron Efidr?ades, y luego nombraron Uranias a las ninfas del cielo y Epigeas las de la tierra. Estas ?ltimas se divid?an en:

-Or?ades, ninfas de las monta?as;
-Napeas y Aulon?ades, ninfas de los valles;
-Mel?ades, ninfas de los prados;
-Dr?ades y Hamadr?ades, ninfas de los bosques;
-Cor?cides, ninfas de las cuevas.


EL ORIGEN DE LAS SIRENAS

Dif?cil es dilucidar el verdadero origen de las sirenas. Dejando a un lado a las antiguas sirenas con forma de mujeres-ave, se dice que la primera mujer-pez conocida fue Atargatis, la diosa de la luna, protectora de la fecundidad y el amor. Atargatis, perseguida por Mopsos, se sumergi? en el lago Ascal?n con su hijo, y se salv? gracias a su cola de pez. Esta leyenda se confunde con la de la diosa siria Derceto, que tambi?n se arroj? a las aguas del mismo lago, despu?s de matar a uno de sus sacerdotes y abandonar a la hija de ambos en el desierto. Derceto recibi? la cola de pez como s?mbolo de su pecado, y su hija, criada por las palomas, se convirti? en Sem?ramis, reina de Babilonia.

Tambi?n puede encontrarse una semejanza con las sirenas en la diosa Afrodita, hija del semen de Zeus convertido en espuma de mar, que fue diosa del amor y protectora de los marinos. Su espejo ha sido heredado por toda la estirpe de sirenas.

Para buena parte de los sabios griegos, sin embargo, las sirenas tienen por padre a Aqueloo, un r?o personificado en figura de hombre con cola de pez. En cuanto a la madre, la confusi?n crece: puede ser la diosa de la memoria, o alguna de sus hijas, las musas. Quiz? las sirenas sean hijas de la Elocuencia, de la Danza, de laTragedia o de la M?sica. Hasta podr?an ser hijas de Ceto, la ballena.

OCEANIDAS Y NEREIDAS

El dios Oc?ano y su hermana Tetis tuvieron trescientas hijas, las Oce?nidas, que luego se extendieron por todos los mares y los abismos marinos. Una de ellas, D?ride, fu? madre de otras cincuenta ninfas de agua, las Nereidas, llamadas as? en honor a su padre Nereo, de la raza de los Viejos del Mar, creada tambi?n por Oc?ano y Tetis.

Las Nereidas habitan en el Mar Mediterr?neo, y cada una de ellas representa una de las formas de este mar. Por ejemplo, Tal?a es la sirena verde, y Glaucea, la azul. Dinamenea simboliza el vaiv?n de las olas, y Cimodar?, la calma. Una de las Nereidas, Anfitrite, fue amante de Poseid?n y madre de los Tritones. Las Nereidas proteg?an a los barcos, y no cantaban para atraer a los marinos, sino para complacer a su padre. Los antiguos describieron a las Nereidas con el cuerpo cubierto de escamas y formas de pez. A partir de aqu?, el mito de la Sirena fue creciendo por todo el mundo como las ondas en la superficie calma del agua.

SIRENAS HIST?RICAS

Hasta en los mapas del Renacimiento pod?a leerse la frase Hic sunt sirenae (Aqu? est?n las sirenas) escrita en medio de las ?reas destinadas a los oc?anos. El hombre que surc? el Atl?ntico, Crist?bal Col?n, tambi?n asegura que ?l y sus hombres las vieron, aunque no tan bellas como cuentan las historias. Muchas cr?nicas de reyes refieren la existencia de sirenas capturadas, y a?n cercanos nuestros d?as navegantes y exploradores relatan encuentros con mujeres marinas, como una que apareci? en la Ant?rtida en 1823 u otra en las Bahamas en 1869. La primera ten?a los cabellos verdes, la segunda, azules. Sin ir m?s lejos, en Li?rganes, municipio espa?ol, existi? un hombre-pez, y circulan rumores de otro ser de estas caracter?sticas en el r?o Ebro.

SIRENAS, CANCIONES Y LEYENDAS

"Encantan a los mortales que se les acercan. ?Pero es bien loco el que se detiene para escuchar sus cantos! Nunca volver? a ver a su mujer ni a sus hijos, pues con sus voces de lirio las sirenas lo encantan, mientras que la ribera vecina est? llena de osamentas blanqueadas y de restos humanos de carnes corrompidas..." Este texto escrito hace 2.800 a?os es probablemente el origen de la m?s antigua y conocida de las leyendas: las sirenas que atraen a los marinos con sus voces m?gicas, y hacen encallar los barcos y ahogarse los tripulantes. Homero lo imagin? as?, y as? nos lo cont? en La Odisea.

Las p?ginas de muchos otros libros se han nutrido de los seres de las aguas, y las leyendas, como r?os de la memoria de la Humanidad, han permanecido hasta nuestros d?as. ?Qui?n no ha imaginado al rey del mar con su tridente? Si lo deseas, puedes conocer la verdadera leyenda de Poseid?n.


GANA DINERO RECIBIENDO EMAILS EN TU CORREO ELECTRONICO, PINCHA EN LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.






?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar