GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Domingo, 01 de enero de 2006
Imagen

Aviones y barcos desaparecidos, anomal?as electromagn?ticas y otros fen?menos ins?litos ocurren en ciertos lugares de nuestro planeta conocidos como los doce tri?ngulos de la muerte. Aqu? trataremos de recoger la ?ltima y m?s seria explicaci?n cient?fica sobre estos aut?nticos agujeros negros en la superficie de la Tierra.

En nuestro planeta existen zonas ?negras?, que registran hechos an?malos.
?Vamos hacia un gran sol!?. ?ste fue el ?ltimo mensaje enviado por el radiotelegrafista del avi?n antisubmarino Grumman, desaparecido el primero de julio de 1969. Cuando, trascurrido el plazo fijado para el regreso, el aparato no volvi? a su base ni contest? a las llamadas que desde ?sta se le hac?an, se organiz? una gran operaci?n de b?squeda con medios aeronavales, que rastrearon una amplia zona del mar, ?nicamente se logr? hallar restos dispersos del aparato desaparecido, entre ellos dos asientos.

Poco tiempo antes, el 15 de mayo del mismo a?o, otro avi?n gemelo Grumman cay? en la misma zona. En ambos casos, entre muertos y desaparecidos, hubo catorce v?ctimas en total. La encuesta hecha por las autoridades declar? ?inexplicable? el siniestro.

Pero de 1952 a 1970, cinco modernos submarinos hab?an desaparecido tambi?n de manera inexplicable, en la misma regi?n marina. Pero no nos estamos refiriendo al famoso Tri?ngulo de las Bermudas.

El ?tri?ngulo? a que nos estamos refiriendo se encuentra en el Mediterr?neo occidental: sus v?rtices son el monte Canig?, en los Pirineos franceses (donde entre 1945 y 1969 se produjeron once cat?strofes a?reas, con m?s de doscientas v?ctimas humanas), la localidad africana de Tinduf, cerca de la frontera conjunta de Mauritania, Marruecos y Argelia, y las Islas Canarias. En toda esta amplia zona son tambi?n muy frecuentes las observaciones de ovnis (especialmente en las Canarias y el sur de Espa?a). No s?lo en tierra, sino en el mar y ?bajo las aguas? del mar.

Imagen

Fuerzas Misteriosas

En los denominados ?tri?ngulos de la muerte? se producen fen?menos de distorsi?n espacio-temporal y perturbaciones geomagn?ticas.

El avi?n Grumman que emiti? el extra?o mensaje era un avi?n militar espa?ol, cuyo comandante, el capit?n Antonio Gonz?lez de Boado, curiosamente uno de los pocos militares espa?oles del Arma A?rea que se tomaba en serio la cuesti?n de los ovnis. El capit?n Boado hab?a publicado interesantes art?culos sobre el tema en la Revista de Aeron?utica y Astron?utica del Ministerio del Aire, y hab?a dado muchas conferencias sobre Ufolog?a a sus compa?eros de promoci?n, que le quer?an y le respetaban.

?Act?an entonces en esta zona las mismas fuerzas misteriosas y mal?ficas que parecen actuar en el Tri?ngulo por antonomasia, el de las Bermudas?

Este tri?ngulo y once m?s fueron ya se?alados por el malogrado investigador y bi?logo Iv?n Sanderson y sus colaboradores de SITU (Society fotr the Investigation of the Unexplained), de Nueva Jersey. Este grupo estaba formado por cient?ficos especializados en distintas disciplinas: ge?logos, meteor?logos, f?sicos, astr?nomos, etc. Seg?n ellos, existen en el planeta doce zonas de grandes perturbaciones geomagn?ticas. Dos de ellas son los Polos y las restantes son todas mar?timas. Se encuentran repartidas muy regularmente: cinco de ellas alrededor del paralelo 30 grados de latitud norte, y otras cinco en el paralelo 30 grados sur. Est?n separadas por distancias de 72 grados en cuanto a longitud.

Varios hechos sorprendentes se hallan asociados con estas zonas (que, m?s que triangulares, son romboidales; configuran un rombo inclinado unos 45 grados sobre el Ecuador). Todas ellas son zonas ?calientes?, donde los avistamientos de ovnis son frecuentes; en todas ellas se registran extra?os fen?menos de distorsi?n del espacio-tiempo; en todas ellas la br?jula se desv?a unos cinco grados del Norte magn?tico; casi todas ellas se hallan cruzadas por la famosa l?nea BAVIC, descubierta por Aim? Michel y, aunque se ha exagerado mucho, en todas ellas se registran hechos inexplicables y misteriosas desapariciones de barcos y aviones.

?Pero por qu? se menciona ?nicamente una de estas zonas, el Tri?ngulo de las Bermudas? Es muy sencillo: esta zona, por su ubicaci?n geogr?fica, es la que registra un mayor tr?fico mar?timo y a?reo. S?lo es comparable a ella el ?Tri?ngulo del Diablo?, en el Mar del Jap?n o tambi?n llamado Mar del Este, que tambi?n se ha ganado una cierta fama de lugar maldito. Los restantes ?tri?ngulos? caen en zonas mar?timas de escaso o nulo tr?fico mar?timo o a?reo (ya hemos dicho que dos de ellas corresponden a los Polos), y esto explica que raramente se las mencione.

?Por Qu? Los Tri?ngulos?

La turbulencias marinas podr?an servir de explicaci?n para algunas desapariciones de barcos y aviones.

Imagen

?C?mo se explica la distribuci?n tan regular que tienen los tri?ngulos (o habr?a que llamarlos ?rombos?) sobre la superficie del planeta? Se han barajado varias hip?tesis para explicarlos. Barry Goodman, en el excelente estudio que ha consagrado al tema, se?ala que estos doce puntos sobre el globo terr?queo, y las l?neas que los unen, definen un objeto s?lido con quince lados triangulares. Este objeto ser?a parecido a un cristal o a una piedra preciosa perfectamente tallada. Para explicar esta extra?a disposici?n podemos plantearnos tres posibilidades:

Un fen?meno natural de rara simetr?a, cuyo ejemplo m?s claro lo encontramos en los cristales.

Establecimiento deliberado de una configuraci?n sim?trica por parte de seres inteligentes, con fines que se nos escapan (los misteriosos c?rculos que aparecen en campos de cereales ingleses podr?an ser algo parecido), y Una combinaci?n de a y b, o sea el establecimiento de una configuraci?n sim?trica por seres inteligentes, aprovechando un fen?meno natural preexistente de naturaleza sim?trica.

Barry Godman estuvo bastante cerca de la verdad -como veremos m?s adelante- al formular esta teor?a. El ?nico fen?meno natural preexistente digno de tenerse en cuenta tiene que estar forzosamente relacionado con el geomagnetismo, del que no lo sabemos todo ni mucho menos. Una cosa que s? sabemos, por ejemplo, es que los polos no han ocupado siempre su posici?n actual, sino que se han desplazado sobre la superficie de la Tierra en el transcurso de las edades geol?gicas. Las part?culas magnetizadas de mineral de hierro que se encuentran en algunas rocas muy antiguas apuntan hacia otro Polo Norte magn?tico distinto del actual. Pero ser?a muy sorprendente que los antiguos polos magn?ticos hubiesen coincidido con tanta precisi?n con los puntos regularmente espaciados de los ?tri?ngulos? actuales. Eso significar?a que el eje del planeta ha ido cambiando sucesivamente de inclinaci?n un n?mero ?exacto? de grados y minutos, como un mecanismo de relojer?a gigantesco, lo que nos lleva casi a desechar esta explicaci?n.

Inversi?n De Los Polos
Sin embargo, hay una ciencia nov?sima que nos puede ense?ar algunas cosas. Esta ciencia es el Paleomagnetismo. Hay dos hechos sorprendentes, comprobados por esta joven cienca: 1.? los continentes han derivado millares de kil?metros en la superficie del globo; y, 2.? el campo magn?tico terrestre se ha invertido peri?dicamente, pasando el polo Norte a ser el polo Sur y viceversa... La primera constataci?n reivindica definitivamente la teor?a de la ?deriva de los continentes?, establecida en 1910 por el alem?n Wegener. Pero el Paleomagnetismo no nos explica la existencia espaciada de los tri?ngulos...

No obstante, nos dice algo inquietante de veras: la Tierra se encuentra en el umbral de un cambio de polaridad. Es decir, que de un magnetismo normal pasaremos a un magnetismo invertido. ?C?mo afectar? este hecho en la vida de los seres que pueblan el globo? Misterio. No subsiste ning?n testimonio vivo de un cambio de polaridad para cont?rnoslo... Quiz?s estos cambios de polaridad podr?an explicar las ?pocas glaciales, la extinci?n de los grandes saurios e incluso la aparici?n del hombre.

Una Tripulaci?n Desvanecida

El 5 de diciembre de 1945, cinco bombarderos de tipo Avenger, desaparecieron en el Tri?ngulo de las Bermudas.

El 5 de diciembre de 1945 el vuelo 19, una escuadrilla de cinco aviones torpederos Avenger, provistos de un equipo de navegaci?n muy sofisticado, levantaron vuelo desde la base aeronaval de Fort Lauderdale, en Florida, en una misi?n de rutina. Todo se desenvolv?a normalmente cuando repentinamente, al cabo de una hora y media de vuelo, el teniente Carlos G. Taylor inform? con preocupaci?n a la torre de control que estaban perdidos y que no pod?an distinguir la superficie del oc?ano.

La torre pidi? entonces a los aparatos que se dirigieran hacia el oeste, pero la respuesta del oficial fue a?n m?s sorprendente que su primera afirmaci?n: "No sabemos d?nde est? el oeste. Todo parece falso, extra?o. No estamos seguros de ning?n rumbo. Incluso el oc?ano no parece ser el mismo de siempre".

Como el contacto radial qued? interrumpido, un gran hidroavi?n bimotor "Martin Mariner" fue enviado en auxilio de los aviones, pero ?ste desapareci? tan misteriosamente como ellos. De este modo seis aviones y veintisiete hombres se desvanecieron en unas pocas horas, sin que ninguna explicaci?n racional fuera descubierta por la comisi?n investigadora de la Marina ni por varias revelaciones posteriores.

Desapariciones Inexplicables

Los marineros acuden a investigar el ?Mary Celeste? del que desapareci? su tripulaci?n.

Imagen

Si bien el vuelo 19 sigue siendo el caso m?s famoso, no es un caso aislado, ya que la lista de v?ctimas del Tri?ngulo de las Bermudas es larga. Por lo dem?s, es esta frecuencia anormalmente alta de desapariciones en comparaci?n con las de otras zonas mar?timas, junto a otras razones, lo que dio origen a la fama de este lugar. As?, entre 1945 y 1975, 37 aviones, m?s de 50 barcos e incluso un submarino at?mico, con toda su tripulaci?n, se evaporaron sin causa aparente y sin que se haya encontrado ning?n cuerpo ni resto alguno.

Notorio es el caso de Cyclop, un carbonero de la Marina norteamericana con 308 hombres a bordo, entre los cuales estaba el c?nsul general Alfredo Gottschalk, que desapareci? misteriosamente en 1918. 30 a?os m?s tarde un avi?n de transporte DC3 sufri? la misma suerte mientras se encontraba a unas 50 millas de Miami. El ?ltimo mensaje del capit?n informaba a la torre de control que todo estaba bien y que esperaba las instrucciones para aterrizar.

Como hecho curioso cabe se?alar que, con excepci?n del vuelo 19, las v?ctimas no env?an jam?s la menor se?al pidiendo auxilio sino a menudo incluso un poco antes del drama que su traves?a se desenvuelve en forma completamente normal.

Extra?os Fen?menos Luminosos
Muchos testimonios se refieren a sucesos poco habituales, como la para total de los equipos de a bordo, fen?menos visuales incomprensibles u observaciones de curiosas luces submarinas. As?, el remolcador de salvamento Good News, que cubr?a la ruta entre Puerto Rico y Fort Lauderdale en 1966 se vio repentinamente rodeado por una neblina muy espesa y sacudido por un mar encrespado. El comp?s y los instrumentos el?ctricos se descompusieron enseguida, pero cuando el nav?o sali? de esa bruma misteriosa, el mar estaba calmo y los instrumentos funcionaban de nuevo normalmente.

El mismo tipo de contratiempo le sucedi? en 1972 al piloto Chuck Wakely cuando volaba entre Bimini y Miami. Crey? ver que la alas de su avi?n se volv?an transl?cidas y en pocos minutos la cabina de pilotaje era inundada por una extra?a luz, mientras el aparato cambiaba de direcci?n sin que ?l pudiera evitarlo. Finalmente la luz se desvaneci? y los instrumentos volvieron en seguida a operar en forma normal.

Por fin en 1975, cuando la lancha costera Diligence iba en auxilio de un carguero en llamas, su radio se apag? bruscamente sin raz?n alguna. La tripulaci?n vio unas misteriosas luces verdes que ca?an del cielo. La investigaci?n posterior no pudo, tampoco en ese caso, entregar ninguna explicaci?n racional de esta falla y de estos extra?os fen?menos .

Diversas Hip?tesis

El Kaio Maru 5, un barco de investigaci?n cient?fica, desapareci? en 1955 en un ?rea localizada en el sureste del Jap?n, conocida como Mar del Diablo. Todos sus tripulantes desaparecieron.

Se formularon las m?s diferentes hip?tesis a fin de tratar de resolver el misterio del Tri?ngulo de las Bermudas. Algunos autores hablan de visitantes extraterrestres venidos del espacio para llevarse hombres y aparatos modernos a fin de estudiarlos, mientras que otros dicen que estas desapariciones se deben a seres antropomorfos, pertenecientes a una civilizaci?n muy desarrollada, que vivir?an supuestamente en c?psulas submarinas en el fondo del oc?ano.

Ese lugar podr?a tambi?n ser el centro de una distorsi?n espacio-temporal que arrastrar?a a los barcos y a los aviones a ?pocas distintas a la nuestra o a otras dimensiones. Una respuesta m?s probable ser?a la existencia de un campo magn?tico muy poderoso susceptible de explicar algunos de los fen?menos observados, como la descompostura de los instrumentos de a bordo, aunque no podr?a explicar otros aspectos de este enigma.

Imagen

Otros Tri?ngulos De la Muerte

Ivan Sanderson.

El Tri?ngulo de las Bermudas no es la ?nica zona geogr?fica donde se produjeron estas desapariciones inexplicables. El norteamericano Ivan Sanderson fue el primero en realizar un paralelo entre estos distintos lugares y en pensar que todos presentan perturbaciones magn?ticas, as? como una intensa actividad de luces submarinas, como las que fueron vistas en el Tri?ngulo de las Bermudas. Sin embargo, solo el "Mar del Diablo" presenta semejanzas reales con este ?ltimo.

El Mar del Diablo: Este mar se encuentra en el oeste del oc?ano Pac?fico, entre Jap?n y las islas Bonin. Desde hace siglos centenares de naves desaparecieron all? sin dejar rastros. En 1967 las tripulaciones de tres barcos mercantes vieron "ruedas submarinas fosforescentes", como bandas luminosas que se mov?an r?pidamente bajo la superficie de las aguas y que irradiaban desde un foco central giratorio. Seg?n una leyenda japonesa, existe bajo el "Mar del Diablo" un reino donde el tiempo se detuvo.

Al Oeste del Mediterr?neo: El espa?ol Antonio Ribera piensa que existir?a una especie de "Tri?ngulo del Diablo" en el Mediterr?neo occidental. Para apoyar su teor?a se refiere a una cantidad de aviones, barcos, submarinos desaparecidos que superan el promedio mundial, pero que podr?an tener una explicaci?n racional, ya que frecuentemente se invoc? la ocurrencia de fen?menos magn?ticos.



?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar