GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Jueves, 26 de enero de 2006
Imagen

Al 20 cumplea?os de la misi?n Viking han venido a celebrarlo nuevos hallazgos que hablan de posibilidad de vida marciana. Si los resultados de aquella misi?n s?lo trajeron desilusi?n, tras un camino lleno de sorpresas, ilusiones y nerviosismo, ahora parece que se ha hallado aqu? lo que no hubo manera de encontrar all?.

En aquella ocasi?n los experimentos realizados sobre las rocas de la superficie marciana (todos ellos ven?an a ser como dar de comer a los supuestos, y forzosamente fam?licos, marcianos: a falta de poder observarlos directamente, podr?a observarse su reacci?n) evidenciaban la liberaci?n de ox?geno, casi como si de explosiones se tratara.

Experimentos repetidos una y otra vez con los materiales recogidos en un p?ramo desolado, situado cerca de la desembocadura de uno de los grandes r?os secos que quiz? condujeron agua hace muchos millones de a?os, y denominada con el nombre de Chryse, o en una llanura bautizada como Utop?a (el segundo Viking), una zona volc?nica muy al norte del primer Viking. Pero al esterilizar las muestras la liberaci?n cesaba. Joan Or? fue el primero en proponer un origen no org?nico para el fen?meno, simplemente qu?mico.

En los dos ?ltimos a?os se ha trabajado con una serie de meteoritos encontrados mayoritariamente en la Ant?rtida e identificados como de procedencia marciana.

A fines del a?o pasado se conclu?a, a partir de los an?lisis de uno de ellos, que Marte debi? poseer en su pasado remoto una atm?sfera parecida a la de la Tierra.

La gran noticia vino cual serpiente de verano: Un equipo de la NASA y cient?ficos de Stanford presentaron lo que ellos denominan circunstancial evidencia de que en Marte hubo vida microsc?pica hace aproximadamente tres mil millones de a?os. La conclusi?n est? basada en el sofisticado an?lisis a que ha sido sometido otro meteorito encontrado en la Ant?rtida en 1984.

La noticia ven?a asomando desde marzo pasado pero no fue hasta el pasado 6 de agosto en que se hiciera su presentaci?n oficial en Washington por parte del equipo de cient?ficos: tres de la NASA, cuatro de la Universidad de Stanford, uno de la Universidad McGill, en Canad? y otro de la Universidad de Drawer, en Georgia.

El acontecimiento fue utilizado por el gobierno para restar protagonismo a la convenci?n republicana. Es a?o de elecciones y por tanto no es sorprendente la reacci?n de la Casa Blanca.

Imagen

Los expertos ya han establecido una peque?a historia de las vicisitudes del meteorito: un volc?n pudo expulsarlo a la superficie de Marte, donde tras cristalizar sufrir?a una alteraci?n por las bajas temperaturas y, tal vez, a la actividad org?nica.

Millones de a?os despu?s, el choque de otro meteorito sobre la superficie de Marte lo arranc? y catapult? al espacio exterior, iniciando un vuelo de 16 millones de a?os antes de caer en la Ant?rtida, hace 13.000 a?os, y de ser hallado en 1984. En su periplo fue "adelgazando" hasta alcanzar su peso actual de 1,9 quilos. En total, la roca tiene entre 4.000 y 4.500 millones de a?os de antig?edad.

El presidente Bill Clinton no perd?a oportunidad para declarar: "Estoy decidido a que el programa espacial americano emplee todo su poder intelectual y su valor tecnol?gico para la b?squeda de mayores evidencias de vida en Marte."

Tambi?n resalt? que su gobierno "est? comprometido a mantener un plan de exploraci?n de Marte por medio de robots". En noviembre pr?ximo ser? lanzado el Mars Pathfinder, un robot que aterrizar? en Marte en julio de 1997 y recoger? muestras del planeta, mientras que poco despu?s saldr? el Mars Global Surveyor, un sat?lite que comenzar? a orbitar Marte en marzo de 1998 y que enviar? im?genes de alta resoluci?n sobre la topograf?a del planeta rojo.

Al meteorito se le bautiz? AHL-84001, siglas de Allan Hills, el lugar donde fue descubierto as? como el a?o y la numeraci?n dentro del lote. La NASA dispone de una docena de estos meteoritos clasificados como provenientes de Marte.

Sin embargo, y teniendo en cuenta la afici?n de los americanos a buscar siglas con doble significado, hay quien no ve en AHL otra cosa que Alien Life Hypothesis (Hip?tesis de vida alien?gena).

La investigaci?n se inici? en 1994. Para su estudio, el meteorito fue cortado en rodajas fin?simas pudi?ndose averiguar de esta forma que conten?a compuestos de carbono, depositado entre sus fisuras cuando penetr? agua hace unos 3.600 millones de a?os.

La NASA explic? que al parecer ciertos organismos vivientes hab?an tomado parte en la formaci?n de los carbonatos, y algunos de ellos, de tama?o microsc?pico, hab?an quedado fosilizados en el meteorito, en forma alargada y segmentada, parecida a otros f?siles de vida terrestre.

Imagen

Lo de prueba circunstancial, precisamente, viene de este hecho, pues lo que se ha encontrado son s?lo microestructuras -fosilizadas- que hacen pensar en un posible origen biol?gico.

Como confirmara el propio jefe del equipo cient?fico, David McKay, cada uno de estos puntos puede tener explicaciones alternativas, pero juntos constituyen evidencia de vida primitiva.

Sobre ello no han tardado en pronunciarse otros cient?ficos (incluido Carl Sagan), todos los comentarios son de prudencia y escepticismo, e incluso se ha apuntado la posibilidad de que el material org?nico encontrado no sea otra cosa que el producto de la contaminaci?n sufrida por esa roca al estrellarse sobre la tierra.

Los compuestos asociados a la actividad bacteriana encontrados en el meteorito son hidrocarburos polic?clicos arom?ticos (PAH) y gl?bulos de carbonato y minerales secundarios asociados. El siguiente paso es buscar rastros de amino?cidos, lo que acabar?a por confirmar lo que hasta ahora es s?lo una hip?tesis.

Ninguno de los cient?ficos ha perdido la noci?n de la realidad y ante la posibilidad de que se empezara a especular m?s all? de lo simplemente dicho, se apresuraron a recalcar que los rastros de vida detectados no suponen que ?sta exista actualmente en Marte.

Incluso se le oy? decir al director de la Agencia Espacial de EEUU, Daniel Goldin: Quisiera que todo el mundo sepa que no estamos hablando de hombres peque?os y verdes. La pregunta que orbita ahora es qu? sucedi? con esta vida primitiva reci?n vislumbrada, si desapareci? o si, simplemente, se refugi? en el subsuelo marciano al hacerse m?s dif?ciles las condiciones externas del planeta.

VIAJE SUBMARINO A ... EUROPA
Pero si alguno piensa que estos descubrimientos son demasiado d?biles en s? mismos y harto convenientes para un presidente en elecciones y una NASA en busca de mejoras presupuestarias, la prensa no ha esperado ni unas horas en encontrar el relevo en otra noticia mucho m?s convincente.

La sonda Galileo enviaba por las mismas fechas la confirmaci?n de lo que ya se daba como cierto: Europa, la segunda luna de J?piter, est? totalmente cubierta de agua, en estado l?quido o congelado.

Oc?anos que llegan a marcar hasta una profundidad pr?xima a los 100 Km (en la Tierra el m?ximo alcanzado es de apenas 12 Km).

Si se confirmara que Europa posee un coraz?n caliente, el interior del planeta ser?a un gigantesco mar oscuro, lugar ideal para la lenta evoluci?n de formas de vida extraterrestre, formas que se alimentar?an del calor planetario y no de la energ?a solar, bacterias que encontrar?an alimento en la actividad volc?nica interna, de la gran variedad de productos qu?micos liberados por ?sta.

Y esta comunidad bacteriana har?a funciones an?logas a la de las plantas entre nosotros, creando un ecosistema permisivo para otras formas de vida m?s evolucionadas y obviando los -145?C detectados en la superficie.

E, igualmente, esa actividad biol?gica ser?a la causa de la ionizaci?n de la atm?sfera de Europa, permitiendo disociar las mol?culas de agua y hacer que el ox?geno escape en peque?as cantidades. Como ha dicho el ocean?grafo John R. Delaney con Marte, hablamos de evidencia f?sil. Pero donde hay una fuente de calor viva y una masa l?quida, hay potencial para la existencia de organismos vivos hoy en d?a.

Las im?genes recibidas hasta ahora muestran una superficie lisa y helada, quebrada en numerosos puntos. Quiebras que podr?an ser debidas a actividad geol?gica interna y que dan ese aspecto al sat?lite de poseer grandes canales l?quidos internos: el vulcanismo interno origina una fuente de calor suficiente para que el hielo de la superficie se renueve y s?lo conserve los cr?teres de los impactos m?s recientes.

Para terminar de investigar este alentador mundo, se ha empezado a presionar para que la misi?n Galileo se alargue otros dos a?os (est? previsto su fin para 1997) y se aproveche para que vuelva a acercarse, esta vez, mucho m?s a Europa.

Ahora s?lo queda un cuerpo en el sistema solar candidato tambi?n para albergar vida, es el caso de Tit?n, un sat?lite de Saturno.


GANA DINERO RECIBIENDO EMAILS EN TU CORREO ELECTRONICO, PINCHA EN LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.






?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar