GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Lunes, 06 de febrero de 2006
Mito prehisp?nico que relata el origen del dios Pariacaca, principal deidad prehisp?nica de la actual provincia de Huarochir?, en Lima - Per?.

Los hombres que viv?an en aquellos tiempos no hac?an otra cosa que guerrear y luchar entre s?, y reconoc?an como sus Curacas (gobernantes) s?lo a los m?s valientes y a los ricos. A estos llamaros los purum runa.

Sabemos que en aquella ?poca, Pariacaca naci? de cinco huevos en el cerro Condorcoto (un cerro ubicado entre Huarochir? y San Jos? de Los Chorrillos, provincia de Huarochir?, departamento de Lima).

Un solo hombre, un pobre que se llamaba Huatiacuri, quien era, seg?n se dice, hijo de Pariacaca, fue el primero en ver y saber de este nacimiento.

Seg?n se dice, la gente de ese tiempo lo llamaba Huatiacuri, porque siendo muy pobre, se alimentaba solo con papas huatiadas.

Hab?a un hombre llamado Tamta?amca, que era un poderoso y gran se?or. Su casa estaba cubierta de alas de p?jaro de plumas rojas y amarillas. Pose?a llamas de todas las especies imaginables: amarillas, rojas, azules. Cuando la gente supo de su poder y virtud, llegaron de todas las comunidades para honrarlo y venerarlo. Y ?l, fingiendo ser un gran sabio (a pesar de sus conocimientos limitados), viv?a enga?ando a mucha gente.

Fue as? que Tamta?amca, que se fing?a adivino y dios, contrajo una enfermedad muy grave. Mucho tiempo pas? y la gente se preguntaba c?mo era posible que un sabio tan capaz estuviese enfermo.

As? como los Huiracochas recurren a los adivinos, o a los doctores, Tamta?amca, que deseaba curarse, llam? a todos los sabios. Sin embargo, ninguno supo dar con la enfermedad que lo aquejaba. Huatiacuri ven?a desde el mar, y se quedo a dormir en un cerro llamado Latausaco.

Mientras tanto, un zorro que sub?a se encontr? con otro que bajaba y le pregunto as?: "Hermano, ?c?mo est? la situaci?n arriba?, -"lo que est? bien, est? bien"- le contest? el otro, y prosigui?: "aunque un Se?or, un Huillca de Anchicocha, que finge ser un dios y gran sabio, est? enfermo, por ello todos los adivinos tratan de dar con el origen de tan extra?o mal".

El zorro que sub?a volvi? a preguntar: "y ?c?mo fue que se contagi? con ese mal?", y el que bajaba le respondi?: "mientras su esposa tostaba ma?z, salto un grano de muchos colores, pero antes de tocar el piso toc? las verguenzas de ella, sin embargo, lo recogi? y se lo dio a comer a otro hombre. Por eso ahora se le considera ad?ltera. Por esa culpa hay una serpiente que vive sobre la casa y se los est? comiendo. Hay tambi?n un sapo de dos cabezas que vive bajo su bat?n. Y nadie sospecha que son estos quienes enferman a Tamta?amca".

Este gran Se?or que estaba enfermo por haber fingido ser dios, ten?a dos hijas. La mayor se hab?a casado con un hombre muy rico de su Ayllu.

Entonces, Huatiacuri lleg? donde se encontraba el Se?or enfermo. Cuando estaba cerca le pregunt? a todos si hubiese alguien en la comunidad que estuviese enfermo. La hija menor de Tamta?amca le respondi? que su padre.

Huatiacuri le dijo: -"C?sate conmigo y yo sanar? a tu padre- Pero ella no respondi? enseguida la propuesta, fue y le cont? a su padre que un pobre le hab?a dicho que lo iba a sanar.

Los sabios que estaban all?, cuando escucharon sus palabras, se echaron a re?r y dijeron: -"?Estar?amos nosotros aqu? cur?ndolo, si un pobre como ?ste fuese capaz de hacerlo?-

Tamta?amca, sin embargo, deseaba ante toco sanar, he hizo llamar a Huatiacuri: -"Que venga cualquiera que sea capaz de sanarme"- Huatiacuri entr? y le dijo: -"Si deseas voy a curarte, pero me tienes que dar a tu hija"- El otro, muy contento, acept?. El esposo de la hija mayor de Tamta?amca, al o?r eso, se puso furioso: -"?C?mo podr? aceptar que la cu?ada de un hombre tan poderoso como yo se case con semejante pobre?-.

Sin hacer caso a esos reclamos, Huatiacuri empez? con su labor: -"Se?or, tu mujer es ad?ltera, su culpa te ha hecho enfermar. En el techo de tu casa hay dos serpientes que te est?n comiendo, y tambi?n hay un sapo de dos cabezas debajo de tu bat?n. Tenemos que matarlos a todos para que te cures. En cuanto a ti, tu no eres un aut?ntico dios, porque si lo fueras no te habr?as enfermado de esta manera"-

Al o?r esto, Tamta?amca se asust?. En cambio su mujer grit? furiosa: -"Este miserable me insult? sin motivo, yo no soy una ad?ltera". Pero como el enfermo ten?a muchas ganas de curarse, mando que Huatiacuri haga lo que sea necesario. Entonces sacaron a las dos serpientes y las mataron. Entonces Tamta?amca supo que Huatiacuri dec?a la verdad, y a la mujer no le qued? m?s que confesar su culpa. Luego levantaron el bat?n y el sapo de dos cabezas sali? volando con rumbo a la quebrada de Anchicocha. Se cree que a?n permanece ah?, escondido en un manantial, y cuando los hombres pasan por ese lugar, a veces desaparecen y otras veces enloquecen.

Luego de todo esto, Huatiacuri dijo haber cumplido con su labor, y el enferm? san?. El d?a se?alado Huatiacuri viaj? a Condorcoto, y ah? estaba Pariacaca, en forma de cinco huevos. Entonces el viento comenz? a soplar por primera vez, pues en tiempo anteriores, el viento nunca hab?a soplado. El mismo d?a del viaje, Tamta?amca - ya sano- le entreg? a su hija - conforme lo acordado -, luego emprendieron viaje. Mientras caminaban solos por un paraje cerca al cerro Condorcoto, pecaron. Cuando el esposo de la hija mayor de Tamta?amca se enter? de esto, desafi? a Huatiacuri para vencerlo y cubrirlo de verguenza. Lo ret? de la siguiente manera: -"Vamos a competir en distintas pruebas, ?c?mo un miserable como t? te atreviste a casarte con la cu?ada de un hombre tan poderoso como yo?.

Huatiacuri acept? el reto, y fue a contarle a su padre Pariacaca (quien a?n no nac?a y segu? en forma de cinco huevos), todo lo sucedido. -"Muy bien"- dijo Pariacaca -"cualquier cosa que te proponga, ven enseguida y cu?ntamela, yo te aconsejar?"-.

He aqu? la primera prueba: El hombre poderoso le propuso a Huatiacuri medir su resistencia bailando y bebiendo. Y por supuesto ?ste fue donde su padre (Pariacaca) a cont?rselo. -"Anda a la otra monta?a - le dijo Pariacaca - y transf?rmate en un huanaco, ?chate fingiendo estar muerto. Muy temprano de ma?ana un zorro y su esposa ir?n a verte, ella traer? chicha en un poronguito y el traer? su tambor y su antara. Cuando te encuentre, creyendo que est?s muerto te comer?n. Pero antes que hagan esto, convi?rtete de nuevo en hombre y grita con todas tus fuerzas, ellos se asustar?n tanto que saldr?n huyendo olvidando sus cosas. Con ellas tu asistir?s a la competencia".

Huatiacuri hizo todo lo que su padre le dijo. Al comenzar la competencia, el hombre rico fue el primero en bailar. Aproximadamente doscientas mujeres bailaron para ?l. Cuando le toco el turno a Huatiacuri, ?l entr? solo con su esposa a bailar, los dos solitos. Tocaron el tambor que le hab?an robado al zorro. Pero apenas empezaron, la tierra empez? a temblar. As? gan? en baile. Ahora tocaba beber. Huatiacuri y su esposa se sentaron en el lugar de honor, y todos los hombres presentes se fueron acercando, sirvi?ndole chicha, uno tras otro sin dejarlos respirar. Cuando le toc? a ?l servirles chicha a todos los presentes, Huatiacur? sac? el poronguito (el de la zorrina). Todos los presentes se echaron a re?r y se burlaban diciendo que era muy peque?o para saciar a tanta gente. Pero apenas les fue sirviendo, uno a uno fueron cayeron sin sentido.

Como hab?a vencido en esta prueba, al d?a siguiente, el hombre poderoso lo desafi? nuevamente. Esta vez el reto consist?a en vestirse con las m?s finas ropas. Nuevamente Huatiacuri fue a consultar con su padre. Pariacaca le dio un traje de nieve. As? venci? a su rival deslumbr?ndolos a todos. Derrotado por segunda vez, ahora el desaf?o era atraer pumas. Huatiacuri pens? en atraerlos con poes?a. Seg?n las instrucciones de su padre, fue muy temprano a un manantial y tajo a un puma rojo. Cuando se puso a bailar con el puma rojo, en el cielo apareci? el arco iris, y este es su origen.

Ahora el hombre rico y poderoso quiso competir construyendo una casa grande. Huatiacuri coloc? solo los cimientos y pas? el resto del d?a paseando con su mujer. Pero, durante la noche, todas la aves y las serpientes, todas las que hab?a en el mundo, fueron y construyeron la casa. A la ma?ana siguiente la casa estaba terminada, y el hombre rico y poderoso se asust? mucho. Desafi? a Huatiacuri a una nueva competici?n: esta vez hab?an de techar las casas. Todos los huanacos y todas la vicu?as tra?an paja para el techo del hombre rico. Huatiacuri contrat? un gato montes, que las asust?. De este modo gan? nuevamente.

Siguiendo el consejo de su padre, Huatiacuri le dijo al hombre rico: -"Yo he aceptado todos tus desaf?os y en todos te he vencido, ahora te toca a ti aceptar los desaf?os que te proponga yo". El hombre rico acept?. -"Ahora vamos a bailar vestidos con una cusma azul y huara de algod?n blanco". El hombre rico empez? a bailar, como siempre acostumbraba a hacer. Mientras tanto, Huatiacuri entr? corriendo y gritando. El hombre rico se convirti? en venado y sali? corriendo. Su esposa corri? detr?s de ?l. Huatiacuri los persigui?, y alcanz? a la mujer en el camino de Anchicocha. La clav? de cabeza en la tierra y la convirti? en piedra. El hombre rico, que lo hab?an convertido en venado, subi? al cerro y desapareci?. Desde ese momento los venados son cazados para comer su carne.

Solo despu?s de todo esto, Pariacaca y sus hermanos salieron de los cinco huevos, convertidos en cinco halcones. Al tocar tierra tomaron forma de hombres y empezaron a caminar. Al enterarse de c?mo se hab?a portado la gente de esa ?poca y c?mo Tamta?amca, fingiendo ser un dios, se hab?a hecho adorar, se enojaron mucho. Se convirtieron en lluvia, arrazando con todas las casa y las llamas hasta el mar, sin dejar que nadie se salve.

Despu?s de cumplir con su castigo, Pariacaca subi? al cerro que hoy lleva su nombre.

GANA DINERO RECIBIENDO EMAILS EN TU CORREO ELECTRONICO, PINCHA EN LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.






?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar