GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Mi?rcoles, 08 de febrero de 2006
Antes de que alguien espere de mis palabras alg?n tipo de mensaje alentador sobre lo sencillo que es dejar de fumar, que si lo intentas, es muy f?cil o que basta con decir ahora, les aseguro que muchos han sido los intentos que he llevado a cabo para dejar de fumar. De ellos, s?lo el ?ltimo obviamente me ha servido. Y precisamente porque estoy cansado de todos los mensajes tan positivos al respecto es por lo que he escrito este art?culo: para que todos vean la perspectiva de un fumador y no s?lo de los m?dicos que aconsejan abandonar el h?bito.

Quiero por tanto compartir en este art?culo cu?l fue mi estrategia para dejar de fumar. Y digo que fue mi estrategia aunque lo digo humildemente? porque fue tras estudiar la forma de actuar humana cuando llegu? a una serie de conclusiones a partir de las cuales elabor? el m?todo que me ayud? a ser independiente del tabaco. Al menos a m? me sirvi? y, a pesar de ello, este art?culo no pretende ser el m?todo infalible para dejar de fumar si eso fuese as? se llamar?a C?mo dejar de fumar. Simplemente deseo explicar como consegu? no fumar y cu?les fueron las premisas de las que part? para dejarlo.

As? que a todo aquel fumador que est? leyendo esto, creyendo quiz?s que por ello va a dejarlo de la noche a la ma?ana, debo decirle que no se equivoque. Es cierto que mi m?todo ha resultado un ?xito en un 100% de las personas que lo han seguido, pero no es menos cierto que en realidad s?lo lo he seguido yo. Por ello, no tiene por que funcionar en otras personas; es m?s, estoy casi seguro que no funcionar? y, no obstante, tal vez sea un apoyo para aqu?llos que intentan renunciar a su dependencia en el sentido de que sepan que puede conseguirse, que no es imposible. Y a lo mejor hasta merece la pena.

METODOS FALLIDOS.

Teniendo en cuenta de que a mis veintis?is a?os llevaba trece fumando y que desde los nueve hacia atr?s recuerdo bastantes pocas cosas, casi puedo asegurar que la mayor?a de los momentos de mi vida lo he pasado con un cigarro en la mano: cuando copi? en mi primer examen, la primera vez que me emborrach? y... bueno... la primera vez que fum?. Y debo reconocer que en todo este tiempo lo hemos pasado genial, mis cigarros y yo. Sin embargo, uno crece y empieza a darse cuenta de lo que le conviene a ?l y a quienes de verdad se quiere, y as? llegu? a la conclusi?n de que ya iba siendo hora de que cada uno siguiese su camino por separado.

Como he dicho, los inicios distaron mucho de ser f?ciles. Al igual que ha hecho la gran mayor?a de fumadores del mundo, intent? dejarlo de varias y variadas formas y, al igual que les ha ocurrido a la gran mayor?a de fumadores del mundo, la dependencia del h?bito y los productos utilizados por las compa??as tabaqueras acabaron varias veces con mi empe?o cosa que utilizaba de excusa, por otra parte, para abandonarme nuevamente a la tentaci?n.

A continuaci?n describo algunos de los m?todos fallidos que seguro que a m?s de uno le sonar?n.

- El cigarro falso: En las farmacias venden una especie de palito parecido a un cigarro, que es de pl?stico y sabe a menta al menos el m?o sab?a a menta. La idea es que, cuando tienes ganas de fumarte un cigarro, te metes el invento en la boca, con lo que se supone que te quita o reduce las ganas de fumar. Pues bien, lo ?nico que consegu? con este m?todo es que el farmac?utico se riera de m? cuando le asegur? por el alma de mi madre que iba a dejar de fumar gracias al artilugio. Y lo que es peor: soportar las carcajadas de mi grupo de amigos cada vez que sacaba el cigarro de pl?stico y empezaba a chupar por esa horrorosa boquilla que tiene. Despu?s de aquel rid?culo, lo ?nico que se me ocurri? hacer fue fumarme un cigarro de verdad para poder olvidarme de todo aquello, con lo que se convirti? a corto plazo en un m?todo fallido.

- Cortar por lo sano: Para m?, el peor de todos. Se origina la noche en que te est?s fumando un cigarro, lo miras atentamente y dices: Valiente mierda me estoy metiendo en el cuerpo gran verdad, a pesar de todo. Entonces lo tiras y juras por lo m?s sagrado que nunca m?s volver?s a meterte una cosa de ?sas en la boca. Sin embargo, la mayor?a de las veces lo primero que haces a la ma?ana siguiente es fumarte uno. Es el m?todo m?s intentado, pero estoy convencido de que a nadie le ha dado resultado nunca aunque dicen por ah? que si te lo propones con antelaci?n y estableces un d?a en el calendario para dejarlo, funciona. M?todo fallido.

- Chicles de nicotina: Los que hayan probado alguna vez un chicle de ?stos saben que son tan asquerosos que lo mejor que se puede hacer despu?s es fumar un cigarro para quitarte el mal sabor. M?todo fallido.

- Caramelos mentolados vs. cigarro: ?Y qui?n no ha intentado cambiar el cigarro por el h?bito de chupar caramelos mentolados, como los famosos Pictol?n, aut?nticos abanderados en la lucha contra la nicotina? Al principio funciona, pero luego uno se adiciona a tanto caramelo y la ?nica forma de quitarte el mono es volviendo a fumar, o la garganta acaba resinti?ndose por tanto frescor. Una vez m?s, m?todo fallido.

No obstante a que no me han servido, animo a los que deseen dejar el vicio del tabaco que lo intenten. Puede que no sirvan, pero te diviertes y tienes algo que contar.

EL ENTORNO.

Es muy importante para el futuro ex fumador estudiar el entorno humano, social e incluso animal? por el que se maneja. De esa forma podr? elaborar con conocimiento de causa el sistema m?s infalible posible.

En el momento en el que decides dejarlo, como por arte de magia el mundo se divide en tres:

- Los no fumadores: Lo forman las personas de tu entorno que en el momento actual no fuman, probablemente jam?s lo har?n, generalmente est?n m?s sanos y tosen menos que t? y que, por tanto, su forma de actuar ante tu decisi?n es de completo y total apoyo en todo momento. Sus palabras de aliento se repiten una y otra vez. Y una y otra vez. Y una y otra vez. Y una y otra vez. Y una y otra vez Y, si bien ellos creen de buena fe que te est?n ayudando, lo ?nico que hacen es evocarte a cada instante el recuerdo de que hay un cigarro que te espera para poder quit?rtelos de encima.

- Los fumadores: Se integran en este segundo grupo las personas de tu entorno que en el momento que decides dejar de fumar, ellos siguen fumando como han hecho siempre. Se caracterizan porque, en cada paso que das, en cada cosa que descubres, en cada decisi?n que tomas y en cada sacrificio que haces, siempre, no importa d?nde ni cu?ndo, tendr?s a uno de ellos frente a ti para echarte el humo en la cara. Si sacan un cigarro delante de ti, no dudes que te ofrecer?n uno; si est?s hablando con varios amigos y uno de ellos est? fumando, ?ste se pondr? al lado tuya para as? recordarte que t? tambi?n puedes disfrutar del placer adictivo de la nicotina. Su misi?n en esta vida es joderte la tuya.

- Entes dispersos: Es un grupo muy reducido y poco com?n cuyos integrantes pueden contarse con los dedos de una mano, aunque no por ello deja de ser importante su estudio. Puede dividirse en otros dos grupos. El primero lo forman aquellas personas que, aunque fumen, se comportar?n ante ti como los no fumadores: evitar?n el uso del tabaco cuando est?s presente y s?lo escuchar?s de ellos palabras de apoyo frente a tu desintoxicaci?n. Estas personas siempre mantienen un lazo de uni?n familiar y/o ?ntimo con la persona que est? intentando dejar de fumar su padre, madre y, ocasional y dif?cilmente, alg?n hermano; por ello no act?an como el grupo de los fumadores, lo que deja entrever que, si este lazo no existiese, se comportar?an como uno de ellos sin dudarlo. El segundo grupo incluye a los fumadores que en el momento en el que comunicas tu deseo de dejar de fumar, ellos deciden que tambi?n van a hacerlo, en muchos casos por un culo veo culo quiero o, tal vez, por quitarte m?rito.

De estos tres grupos que conforman el entorno se han conformado los pilares b?sicos de mi m?todo para abandonar el tabaco.

LOS PILARES DEL METODO.

Tras la experiencia que me ha dado la vida en este tipo de casos, despu?s del estudio exhaustivo que, como habr?n podido comprobar, he realizado sobre los con frecuencia fallidos m?todos comunes para dejar de fumar y en vista de c?mo trata la humanidad a las pobres gentes cuyo deseo es dejar de depender del tabaco, surgi? el m?todo.

Se basa en dos magn?ficos pilares fundamentales, que se describen a continuaci?n:

- Primer pilar: Para dejar de fumar no es necesario querer dejarlo. Aunque esto pueda parecer una contradicci?n, es esencial acoplar el principio de la contraposici?n como elemento com?n a todos los m?todos que se utilizan normalmente. El ?nico aspecto com?n a todos estos m?todos es que ponen como condici?n que el fumador debe querer dejarlo; por ello, si todos fallan, se concluye que el defecto podr?a estar en dicha condici?n. As?, un d?a se piensa que para qu? se va a dejar de fumar, con lo que gusta el tabaco y, de repente, se abandona el h?bito. De esta forma los mecanismos de defensa y adicci?n no estar?n atentos a justificar el dejar la dependencia.

- Segundo pilar: La discreci?n y el silencio ser?n recompensadas. Es ?ste el pilar fundamental, a cuya explicaci?n remito al lector en el p?rrafo siguiente.

Normalmente, al intentar abandonar el tabaco, suele tomarse como referencia a otros que lo han logrado, utilizando sus propios m?todos. Como ya he dicho en varias ocasiones, ?ste fue el mayor error que comet?. En ning?n caso deben seguirse los comportamientos practicados por otros ex fumadores. As? que en lugar de ello y tras mucho pensarlo, me dediqu? a estudiar c?mo actuaba un no fumador. Esto, que de primeras parece una tonter?a, se basa en la premisa de que los no fumadores son precisamente las personas que tienen la caracter?stica que estamos intentando conseguir: no fumar. Por tanto, razon?, lo ideal es actuar como ellos.

Tras observarles durante un tiempo, obtuve las dos siguientes revelaciones: Primero, un no fumador no se lleva todo el tiempo dici?ndole a la gente que no fuma, simplemente lleva este aspecto de su vida como algo natural; segundo, un no fumador no tiene una forma de actuar "est?mulo-respuesta", al contrario que el fumador, que normalmente saca un cigarro cuando termina de comer, baja del autob?s o se toma una copa y, en general, act?a de la misma manera ante est?mulos prefijados por la normalidad.

Es contra estas dos caracter?sticas (repetir hasta la saciedad "lo estoy dejando" y/o "quiero dejarlo", y mi esclavitud est?mulo-respuesta) ante lo que decid? luchar como persona que intenta dejar de fumar. ?C?mo? Muy f?cil: nadie deb?a enterarse de que has dejado de fumar; simplemente un d?a te levantas y no fumas y decides ser y actuar como una persona que no fuma. Es muy importante que durante al menos la primera semana no se revele en ning?n momento las dos palabras m?gicas: "No fumo". Totalmente prohibido. Si alguien te pregunta por qu? no fumas, huye sin mirar atr?s, o de repente te encontrar?s rodeado por los tres arquetipos del entorno que mencion? en su momento. Este es el punto m?s importante de todo el m?todo y con el que yo dej? de fumar. El otro es, por supuesto, actuar como un no fumador.

A pesar de todo y, como he dicho, este m?todo me quit? la dependencia a m?, pero es muy probable que no funcione en otras personas. No obstante, animo a los fumadores a que lo lleven a cabo y que me comenten si gracias a ?l lo han conseguido.

CONCLUSIONES.

Muy bonito todo, s?, pero cada persona es un mundo. Por ello, para dejar de fumar deber? hacer un estudio de su caso, si le merece la pena y si quiere seguir tosiendo o el placer de un cigarro est? por encima de todas las cosas. Si realmente desea dejarlo, le recomiendo que haga hincapi? en su entorno, dificultades y experiencias previas para obtener su propio m?todo. Luego es muy divertido de escribir y contar.

A pesar de todo, quien quiera utilizar este art?culo para su propio beneficio siguiendo mis consejos, no hay problema. Pero que quede bien claro que el autor no se hace responsable de los posibles efectos secundarios. De momento, a m? solamente me han salido unos bultos en la cabeza y en ocasiones veo muertos.

Mi perro me habla.

No obstante, no estoy seguro si todo esto es fruto de haber dejado el tabaco o de los programas que emiten en televisi?n. Tendr? que comprobarlo.

Para terminar, me han dicho los muchachos enrollados de lomascurioso.com que invite a la gente a que cuente sus experiencias con el tabaco dejando un comentario en este art?culo o enviando otro. Todo lo referente al tabaco puede ser importante para otros que lo est?n dejando. Si no fumas, pues simplemente espero que se lo puedas comunicar a la gente dependiente. Te lo dice un ex fumador. ;)

GANA DINERO RECIBIENDO EMAILS EN TU CORREO ELECTRONICO, PINCHA EN LA IMAGEN Y AFILIATE, ES GRATIS.






?Recomienda esta p?gina a tus amigos!
cortesia de miarroba.com






(0)  | Enviar