GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

S?bado, 15 de septiembre de 2007
Unos investigadores de la Universidad Purdue han desarrollado un nuevo y diminuto dispositivo dise?ado para implantarse en el cerebro con el objetivo de predecir y evitar los ataques epil?pticos. La epilepsia afecta aproximadamente a un 1 por ciento de la poblaci?n global, y de ese 1 por ciento, el 30 por ciento no responde a ning?n medicamento. No hay cura o tratamiento para ellos.

El dispositivo es un minitransmisor, con s?lo 3 veces el grosor de un cabello humano, que se implanta bajo el cuero cabelludo para detectar las se?ales de un ataque epil?ptico antes de que ocurra. El sistema registrar? las se?ales neurales retransmitidas por los electrodos en varios puntos del cerebro.

Cuando los epil?pticos tienen un ataque, en una parte espec?fica del cerebro se dispara la actividad el?ctrica de este ?rgano de forma totalmente anormal. El registro de se?ales provenientes de varias partes del cerebro al mismo tiempo, permite predecir cu?ndo un ataque est? a punto de comenzar y, ante esa alerta, se pueden dar los pasos necesarios para abortarlo.

Los datos procedentes del transmisor implantado ser?n recogidos por un receptor externo tambi?n desarrollado por los investigadores de Purdue.

El transmisor consume 8,8 milivatios, o aproximadamente un tercio de la energ?a que otros transmisores implantables gastan, y adem?s transmite diez veces m?s datos. Otra ventaja importante es que el transmisor tiene la capacidad de recolectar datos relacionados con los ataques epil?pticos desde mil canales, o emplazamientos en el cerebro.

El transmisor y su bater?a se implantar?n bajo el cuero cabelludo, mientras que los electrodos que recogen los datos se insertar?n en el cerebro a trav?s de agujeros en el cr?neo y se conectar?n al transmisor mediante cables.

Un dispositivo comercial implantable, para la epilepsia, desarrollado por otros investigadores, se encuentra ahora sometido a pruebas cl?nicas en varios lugares, incluida la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana. Ese dispositivo puede registrar se?ales desde s?lo 8 canales para reunir datos sobre se?ales epil?pticas, un n?mero baj?simo comparado con los mil canales del nuevo sistema. "Cuantas m?s partes del cerebro se puedan examinar simult?neamente, m?s f?cil ser? predecir el comienzo de un ataque; por tanto, el n?mero de canales tiene una correlaci?n directa con la eficacia de actuaci?n del dispositivo", explica uno de los investigadores, Pedro Irazoqui, profesor de ingenier?a biom?dica.

Irazoqui y sus colaboradores piensan llevar a cabo pruebas en humanos dentro de un par de a?os, con la colaboraci?n del doctor Robert Worth, un neurocirujano de la Universidad de Indiana.

Las nuevas tecnolog?as en desarrollo permitir?n que ante la detecci?n de un ataque epil?ptico inminente, se administre de modo inmediato un compuesto qu?mico, en concreto un neurotransmisor, directamente en el ?rea del cerebro donde el ataque est? comenzando.

Esta investigaci?n es parte de una colaboraci?n mayor con el prop?sito de crear una neuropr?tesis que administre un neurotransmisor llamado GABA, y calme al cerebro cuando se detecte el comienzo de un ataque. Este trabajo es una colaboraci?n entre Irazoqui y Jenna Rickus, profesora de ingenier?a biom?dica.

Rickus ha desarrollado un "electrodo viviente" cubierto con neuronas que han pasado por un proceso especial de bioingenier?a, y que, cuando son estimuladas, liberan el neurotransmisor para inhibir el ataque.
(0)  | Enviar