GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

S?bado, 15 de septiembre de 2007
Sensores oceanogr?ficos miniaturizados colocados en elefantes marinos Mirounga leonina han proporcionado a los cient?ficos una ventana sin precedentes hacia las vidas secretas de estos animales. Las mediciones revelan en detalle a d?nde van en sus expediciones alimentarias de invierno, d?nde encuentran alimento y d?nde no, y ayudan a explicar por qu? algunas poblaciones han permanecido estables desde 1950 mientras otras han sufrido un declive.

Hasta hace poco, la respuesta de los grandes depredadores marinos a la variabilidad medioambiental hab?a sido casi imposible de observar de manera directa.

El trabajo ha sido realizado por un equipo internacional que incluye cient?ficos de Francia, Estados Unidos, y el Reino Unido, adem?s de investigadores australianos de la Universidad de Tasmania, del Centro Cooperativo de Investigaci?n del Clima y el Ecosistema Ant?rticos, y del CSIRO.

Se colocaron sensores en 85 elefantes marinos pertenecientes a colonias importantes, permitiendo ello su seguimiento durante la mayor parte del invierno ant?rtico. El registro m?s extenso fue de 326 d?as. Se obtuvieron hasta 30.000 perfiles de temperatura y salinidad.

A trav?s del registro simult?neo de movimientos, comportamientos de buceo y condiciones oceanogr?ficas, los nuevos sensores permiten a los investigadores examinar en detalle c?mo los elefantes marinos responden a cambios en las condiciones marinas.

La mayor parte de lo que los cient?ficos saben sobre los elefantes marinos se ha basado en observaciones efectuadas cuando llegan a islas subant?rticas para procrear, y los datos recogidos en tales ocasiones no suelen ir mucho m?s all? de cuestiones elementales como el n?mero y condici?n f?sica de los animales. En particular, los cient?ficos no han tenido modo alguno de estudiar c?mo interact?an con su entorno oce?nico, incluyendo sus presas.

Las nuevas mediciones han permitido a los investigadores por vez primera confeccionar mapas circumpolares de las ?reas que les proporcionan buena alimentaci?n, as? como de las ?reas donde las condiciones son menos favorables.

Las mediciones oceanogr?ficas recolectadas han proporcionado una visi?n detallada del comportamiento alimentario de los elefantes marinos en relaci?n con rasgos oceanogr?ficos. Los valores de temperatura y salinidad medidos muestran que estos animales buscan masas de agua muy espec?ficas.

Una intrigante sorpresa ha resultado ser que las preferencias alimentarias de los elefantes marinos del Atl?ntico son muy diferentes de las de los elefantes marinos marcados en las islas de Kerguelen y Macquarie, en los sectores ?ndico y pac?fico del Oc?ano Ant?rtico.

Los investigadores piensan que el hecho de que sus poblaciones tengan diferentes estrategias alimentarias podr?a explicar por qu? las cantidades de ejemplares en el ?ndico y el Pac?fico disminuyeron entre las d?cadas de 1950 y 1970, mientras que las poblaciones atl?nticas permanec?an estables.

Los elefantes marinos del ?ndico y del Pac?fico tienen que viajar m?s de mil kil?metros extra con respecto a la distancia que cubren los del Atl?ntico durante su migraci?n invernal. La cantidad adicional de energ?a gastada deber?a significar menos energ?a para la procreaci?n en a?os de poca abundancia de alimentos.
(0)  | Enviar