GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Jueves, 11 de octubre de 2007
Un equipo de expertos ha descubierto que un gen puede controlar si los individuos tienden o no a almacenar la grasa. Este hallazgo puede llevar a nuevas formas de lucha contra la obesidad y la diabetes.

De los gusanos a los mam?feros, este gen controla la formaci?n de la grasa. La actividad del gen podr?a explicar por qu? tantas personas se esfuerzan por perder peso. El hallazgo abre una nueva v?a para desarrollar tratamientos m?dicos destinados a combatir la actual epidemia de diabetes y obesidad.

El gen, denominado Adiposo, lo descubri? en la grasa de las moscas de la fruta hace m?s de 50 a?os Winifred Doane, entonces una estudiante graduada de la Universidad de Yale, pero pocas personas supieron de su descubrimiento. El mecanismo del gen se desconoc?a, y su posible importancia para otros genes era un misterio.

En el estudio actual, los investigadores del Centro M?dico del Sudoeste, dependiente de la Universidad de Texas, estudiaron c?mo funciona el gen Adiposo. Lo hicieron mediante an?lisis de moscas de la fruta, diminutos gusanos llamados C. elegans, cultivos celulares, y ratones manipulados gen?ticamente. Tambi?n se valieron de sofisticadas t?cnicas moleculares. Manipularon el gen Adiposo en varios animales, aplicando diversos m?todos que permitieran o no la expresi?n del gen en diferentes fases de las vidas de esos organismos y en varias partes de sus cuerpos.

Se descubri? que el gen, tambi?n presente en los humanos, es muy probablemente un interruptor general de alto nivel que le dice al cuerpo si debe acumular o quemar la grasa.

Los investigadores encontraron que aumentando la actividad del gen Adiposo en los ratones, se mejoraba la salud de los animales de muchas formas. Eran delgados, ten?an c?lulas grasas resistentes a la diabetes, y estaban mejor capacitados para el control metab?lico de la insulina y del az?car en la sangre.

Por el contrario, los animales con actividad reducida del gen Adiposo eran m?s gordos, menos sanos y padec?an de diabetes.

En el trabajo con las moscas, los investigadores demostraron que el gen es "sensible a la dosis", es decir, varias combinaciones de las variantes del gen llevan a una gama de tipos de cuerpo que va desde el delgado, pasa por el intermedio y llega al obeso.

?sta es una buena noticia para quienes sufren de obesidad, ya que sugiere una nueva v?a de potenciales tratamientos. Lo mejor es que funciona m?s como un control de volumen que como un interruptor de la luz; puede incrementarse o disminuirse, y no s?lo encenderse o apagarse. El camino a seguir es obvio: desarrollar medicamentos que tengan como objetivo este sistema. Aunque alcanzar esta meta consumir? a?os de labor.

Este mecanismo gen?tico tiene sentido para la supervivencia, porque si una poblaci?n tiene muchas versiones del gen esparcidas entre muchos individuos diferentes, por lo menos siempre habr? algunos que sobrevivan, aunque los escenarios sean muy distintos. Por ejemplo, una mosca de la fruta gorda puede ser capaz de sobrevivir a una hambruna generalizada, mientras que un ejemplar m?s delgado puede ser mejor para evadir a los depredadores.
(0)  | Enviar