GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Jueves, 18 de octubre de 2007
Es bien conocido que el cerebro de los ni?os tiene una notable capacidad para el cambio, pero hay una fuerte controversia sobre hasta qu? punto tal plasticidad existe en el cerebro humano adulto, particularmente en la parte responsable de la visi?n. Ahora, un equipo de cient?ficos ofrece evidencias de que la corteza visual de los adultos (el ?rea del cerebro que recibe las im?genes de los ojos) s? tiene la capacidad de reorganizarse. Es m?s, esa reorganizaci?n afecta a la percepci?n visual.

Los autores, de la Universidad Johns Hopkins, del MIT y de la Universidad de California en Irvine, no s?lo creen que este trabajo puede ayudar a entender c?mo ven las personas, sino tambi?n en el dise?o de futuras intervenciones m?dicas.

En un esfuerzo para aprender m?s sobre la plasticidad cortical, el equipo de la investigaci?n estudi? a un individuo, "BL", que hab?a sufrido un infarto cerebral seis meses antes. El derrame cerebral de BL da?? las fibras que transmiten la informaci?n desde los ojos a la corteza visual, aunque la corteza en s? permaneci? ilesa. La lesi?n cort? la entrada del campo visual superior izquierdo a la regi?n correspondiente de la corteza visual. Como su cerebro no recib?a la informaci?n de la parte superior izquierda del campo visual, BL era ciego en esa ?rea: no pod?a ver nada por encima y a la izquierda del punto central donde sus ojos estuvieran enfocados.

Los investigadores descubrieron que la parte de la corteza visual que ya no estaba recibiendo informaci?n, asumi? nuevas propiedades funcionales, y BL ve de modo diferente como consecuencia de esa reorganizaci?n cortical.

BL inform? que las cosas "parec?an torcidas" en la parte m?s baja de su campo visual izquierdo, directamente debajo del ?rea ciega. Al parecer, esas distorsiones son el resultado de la reorganizaci?n de la corteza visual que estaba privada ahora de la entrada de se?ales sensoriales normales.

En las pruebas, el paciente percibi? una forma cuadrada justo debajo de su ?rea ciega como un rect?ngulo que se extend?a hacia arriba en el ?rea ciega. Igualmente, vio los tri?ngulos como "parecidos a l?pices" y los c?rculos como "similares a puros".

Los estudios subsiguientes mediante resonancia magn?tica funcional por im?genes (fMRI) confirmaron que la corteza visual privada de est?mulos (en el campo visual superior izquierdo de BL) estaba respondiendo a la informaci?n que proven?a de la parte inferior izquierda del campo visual. El ?rea privada de est?mulos estaba asumiendo nuevas propiedades, una demostraci?n de plasticidad, y produciendo las distorsiones visuales.

Antes de esto, los cient?ficos no ten?an ninguna idea de si una c?lula privada de informaci?n, simplemente se marchitar?a y morir?a, o har?a otra cosa. Ahora saben que lo que hace es adaptarse. La adaptaci?n en este caso resulta ser desafortunada para BL, quien est? padeciendo dificultades de visi?n adicionales por culpa de esas distorsiones. Pero lo que esto revela sobre el cerebro es una buena noticia, porque, aunque el descubrimiento no conducir? inmediatamente a tratamientos, en el futuro los cient?ficos deben poder encontrar formas de utilizar esta capacidad de adaptaci?n para contribuir a desarrollar terapias de ayuda destinadas a quienes han sufrido derrames u otras lesiones cerebrales, o para las personas con ciertas afecciones oculares como la degeneraci?n macular.
(0)  | Enviar