GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

S?bado, 20 de octubre de 2007
Hace tres a?os, se descubrieron "elementos ultraconservados" en los genomas de ratones, ratas, y humanos. Estos son secuencias de ADN de 200 o m?s pares de bases de longitud (algunos tienen m?s de 700 pares) que se muestran id?nticas al 100 por cien entre las tres especies. Han sido perfectamente conservados desde el ?ltimo antepasado com?n de los ratones, las ratas, y los humanos, que vivi? hace unos 85 millones de a?os.

Se ha pensado que ?stas y otras secuencias altamente conservadas han persistido con poco o ning?n cambio porque son indispensables, desempe?ando funciones vitales para la viabilidad del individuo o para la reproducci?n.

Cient?ficos de la Divisi?n Gen?mica del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y del Instituto Conjunto del Genoma se propusieron poner a prueba esta hip?tesis usando manipulaci?n gen?tica sobre cuatro ratones diferentes. Cada uno de ellos carec?a de un elemento ultraconservado seleccionado.

Si un elemento es en verdad indispensable, los ratones que carecieran del mismo deber?an morir o ser incapaces de producir descendencia viable. Asombrosamente, en este estudio los ratones gozaron de una salud casi perfecta.

"Para nosotros, esto fue un resultado muy sorprendente", confiesa Nadav Ahituv, un especialista en gen?tica humana que dirigi? el experimento. "Esper?bamos demostrar el papel vital que estos elementos ultraconservados deber?an tener, mostrando lo que suceder?a cuando faltaran. En lugar de ello, nuestros ratones no s?lo eran viables y f?rtiles sino que no exhibieron ninguna anomal?a cr?tica en cuanto a crecimiento, longevidad, patolog?a, o metabolismo".

Aunque resulta concebible que las secuencias conservadas sean de alg?n modo inmunes a las mutaciones por razones que nada tengan que ver con las presiones evolutivas, el mecanismo de tal "armadura para secuencias" es dif?cil de imaginar.

Mucho m?s cre?ble es la hip?tesis de que estas secuencias de ADN id?nticas persistan porque ciertas sustituciones de nucle?tidos en ellas implicar?an una menor adaptaci?n del organismo; de modo que la evoluci?n acabar?a descartando a los individuos con secuencias alteradas, en favor de los que las han conservado intactas, durante la selecci?n natural. Entonces, ?por qu? no aparecen problemas inmediatamente en los ratones que han perdido una secuencia conservada? La supresi?n de estos elementos probablemente tenga efectos moderados sobre la aptitud, que sean gradualmente eliminados por la selecci?n, al cabo de diversas generaciones desde la p?rdida del elemento o elementos, pero no en escalas de tiempo observables en el laboratorio.

La redundancia es otra posibilidad. Pudiera ser que los investigadores no observasen ning?n efecto nocivo por las supresiones porque la naturaleza proporcionara una copia de seguridad para estos elementos ultraconservados. Ellos saben que, posicionados cerca de uno de los elementos que escogieron, hay otros elementos no codificadores ultraconservados en el genoma. Aunque esto resultara ser cierto, de todos modos no explica el misterio de fondo, el de por qu? est?n tan conservados tales elementos, ni esclarece si resultan indispensables o no.
(0)  | Enviar