GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Lunes, 22 de octubre de 2007
Una "planta de reciclaje" molecular permite a las neuronas llevar a cabo dos funciones aparentemente contradictorias: Ser lo bastante cambiantes como para poder registrar experiencias nuevas, y lo bastante permanentes como para conservar estos recuerdos a lo largo del tiempo.

El descubrimiento de este sistema de reciclaje molecular desvela nuevos detalles acerca de c?mo funcionan las unidades b?sicas del aprendizaje y la memoria. Los recuerdos individuales son "grabados" en cientos de receptores que est?n en movimiento constante por las sinapsis, brechas entre las neuronas individuales que resultan cruciales para que las se?ales se propaguen por el cerebro.

Estos receptores que constantemente circulan por las sinapsis, a veces escapan o desaparecen. Los investigadores descubrieron que un conjunto espec?fico de mol?culas captura a estos receptores huidizos y se los entrega a la planta de reciclaje, donde se vuelven a procesar y retornan intactos a las sinapsis.

"Estos receptores escapan constantemente de la sinapsis y est?n en un perpetuo estado de reciclaje", recalca el investigador principal del estudio, el neurobi?logo Michael Ehlers del Centro M?dico de la Universidad Duke. "Este proceso se realiza en una escala de tiempo que va desde minutos hasta horas, de modo que la adquisici?n de nuevos receptores de los neurotransmisores y su reciclaje es un proceso continuo. La p?rdida de recuerdos podr?a ser consecuencia del escape de receptores fuera de la sinapsis".

Toda esta actividad se produce en millones de protuberancias diminutas presentes en las sinapsis y conocidas como espinas dendr?ticas. Las plantas de reciclaje est?n ubicadas dentro de estas espinas dendr?ticas.

Los investigadores creen que la existencia de esta capacidad de reciclaje explica en parte c?mo las espinas dendr?ticas individuales mantienen su identidad ?nica en medio de este constante ajetreo molecular. El sistema es din?mico y a la vez estable.

Aunque estos hallazgos debieran poder ayudar a los neurobi?logos en sus intentos de desentra?ar los fundamentos moleculares del aprendizaje y la memoria, Ehlers cree que este conocimiento tambi?n puede ser ?til para explicar qu? ocurre en ciertas dolencias neurol?gicas, como la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia, o en anomal?as del aprendizaje como las del autismo.

Por ejemplo, parece que en modelos animales de las fases tempranas de la enfermedad de Alzheimer, a menudo antes de que resulte evidente s?ntoma alguno, las espinas dendr?ticas pierden gradualmente su capacidad de transportar y reciclar los receptores.

Esto indicar?a que si los receptores no son reciclados, se producir? una p?rdida gradual de la funci?n sin?ptica que se asocia con una reducci?n de la capacidad cognoscitiva. Es en estas espinas dendr?ticas donde residen el aprendizaje y los recuerdos; ellas son las unidades b?sicas de la memoria.

Otros miembros del equipo fueron Jiuyi Lu, Thomas Helton, Thomas Blanpied, Bence Racz y Thomas Newpher, todos de la Universidad Duke. Richard Weinberg, de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill, tambi?n colabor?.
(0)  | Enviar