GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Domingo, 28 de octubre de 2007
Seg?n un nuevo estudio, se puede explicar mejor con principios b?sicos de biolog?a que con la reciente independencia econ?mica de la mujer, por qu? en las ?ltimas d?cadas un n?mero menor de mujeres se han casado y engendrado hijos, y por qu? esa tendencia podr?a ser s?lo temporal.

"S?lo en tiempos recientes las mujeres han adquirido un control significativo sobre su propia fertilidad, y muchas prefieren no ser atadas a la carga de criar ni?os", argumenta Lonnie Aarssen, Profesor de Biolog?a especializado en Ecolog?a Reproductiva, de la Queen's University, Canad?. "La pregunta es si este fen?meno social es s?lo el resultado de factores econ?micos y de un condicionamiento sociocultural, como muchos analistas sostienen, o si las elecciones que las mujeres est?n haciendo con respecto a la maternidad est?n influidas por una herencia gen?tica".

En su estudio, Aarssen sugiere que debido a ciertas inclinaciones heredadas, muchas mujeres cuando tienen garantizada su independencia financiera, tienden a perseguir el ocio o bien a embarcarse en metas personales, lo cual las aparta de la maternidad.

El impulso de dejar un legado a trav?s de descendientes puede ser desviado por la atracci?n a dejar un legado a partir de otras cosas, como carrera, fama, y fortuna, posibilidades que, hasta hace poco tiempo, estaban disponibles casi exclusivamente para hombres.

Aarssen especula con que la amplia tendencia observada en los pa?ses desarrollados, de engendrar cada vez menos hijos por pareja, cesar?, no por una evoluci?n cultural que lleve a ello, sino a causa de la evoluci?n biol?gica.

Hoy, en los pa?ses industrializados, las mujeres que engendran m?s hijos tienen una inclinaci?n natural hacia la maternidad. Y las que reh?san a ella a cambio de desarrollar una carrera profesional ambiciosa, disponer de m?s ocio, o llevar ciertos estilos de vida, engendrar?n menos hijos o ninguno. Con el paso del tiempo, esos rasgos gen?ticos que influyen sobre la personalidad de las mujeres alej?ndolas de la maternidad, ir?n desapareciendo, por la propia dificultad de ser transmitidos a descendientes.

De esta manera, en las generaciones futuras, las mujeres heredar?n una mayor predisposici?n gen?tica a que les guste la maternidad, y por tanto tender?n m?s que ahora a engendrar hijos. Aarssen predice de hecho un incremento tanto en mujeres como en hombres del deseo de buscar pareja y tener hijos, como producto inevitable de la evoluci?n en las pr?ximas generaciones.

La esencia de esto, desde el punto de vista de la biolog?a, es que para que perduren nuestros genes debemos engendrar hijos que los hereden, mientras que si no dejamos descendencia tampoco transmitiremos nuestros genes y por tanto estos acabar?n desapareciendo de la poblaci?n.
(0)  | Enviar