GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Domingo, 04 de noviembre de 2007
Cuando alguien trata de aparentar llorando un dolor que no siente, decimos que sus l?grimas son de cocodrilo, una frase procedente de un viejo mito seg?n el cual esos animales lloran mientras comen. Ahora, una investigaci?n ha concluido que los cocodrilos realmente lloran mientras se dan un banquete, pero por razones fisiol?gicas, no porque quieran aparentar que sienten remordimientos de conciencia.

El zo?logo Kent Vliet, de la Universidad de Florida, observ? y film? cuatro caimanes y tres alig?tores cautivos, ambos parientes cercanos del cocodrilo, mientras com?an en tierra seca en las instalaciones del criadero de alig?tores de St. Augustine, en Florida. Encontr? que cinco de los siete animales lloraban al comer.

D. Malcolm Shaner, profesor cl?nico de neurolog?a en la Universidad de California, Los ?ngeles, coautor del estudio, investigaba un s?ndrome relativamente raro asociado con la par?lisis facial humana que causa que quienes lo tienen lloren mientras comen. Quer?a saber si el t?rmino m?dico general del s?ndrome, l?grimas de cocodrilo, ten?a alguna base en la realidad biol?gica. Eso marc? el inicio de la investigaci?n junto a Vliet.

Shaner y Vliet encontraron numerosas referencias a l?grimas de cocodrilo en libros publicados desde cientos de a?os atr?s hasta el presente.

El t?rmino podr?a haber ganado gran popularidad como resultado de cierto pasaje de uno de los libros, "The Voyage and Travel of Sir John Mandeville", publicado originalmente en 1400 y ampliamente le?do.

Shaner y Vliet tambi?n encontraron referencias al llanto de los cocodrilos en la literatura cient?fica, pero, seg?n explican, resultaban contradictorias o confusas, por decirlo suavemente.

Un cient?fico, trabajando a principios del siglo pasado, decidi? tratar de determinar si el mito era cierto restregando cebolla y sal en los ojos de cocodrilos. Como no rompieron a llorar, concluy? err?neamente que era falso.

El problema con esos experimentos era que no se examinaba a los animales mientras com?an. Vliet decidi? hacer sus propias observaciones.

En el mito, los cocodrilos a menudo derraman sus l?grimas mientras se comen a los humanos. Sin embargo, obviamente los investigadores no pod?an alimentar a los cocodrilos con personas.

Para el caso, bastar?a con el alimento que normalmente se les da a esos animales en el criadero de alig?tores de St. Augustine. Vliet decidi? observar alig?tores y caimanes, en lugar de cocodrilos, porque son entrenados en la granja para comer en tierra seca. Eso resulta cr?tico para ver el lagrimeo, porque en el agua los ojos de los animales estar?an mojados de cualquier manera.

Los guardianes de la granja no entrenan a los cocodrilos para comer en tierra porque son muy ?giles y agresivos. Pero Vliet est? seguro de que tendr?an la misma reacci?n que los alig?tores y caimanes, dado que ?stos est?n estrechamente relacionados con los cocodrilos.

Qu? provoca la aparici?n de las l?grimas es a?n un misterio. Vliet cree que podr?an presentarse como resultado de los bufidos y jadeos de los animales, una conducta que acompa?a frecuentemente a su alimentaci?n. El aire forzado a trav?s de ciertas cavidades craneales podr?a mezclarse con las secreciones de las gl?ndulas lagrimales de los cocodrilos, descarg?ndose en el ojo. Pero una cosa resulta segura: no lloran por remordimientos de conciencia, sean reales o fingidos.
(0)  | Enviar