GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Martes, 12 de agosto de 2008
PARÍS (AFP) - La invisibilidad podría estar a punto de abandonar la ficción con la realización, por primera vez, de materiales en tres dimensiones capaces de desviar la luz visible, permitiendo hacer "desaparecer" los objetos, según un estudio aparecido en las revistas Nature y Science.

Los investigadores, que hicieron sus experimentos con nano objetos (1nm = 1 millonésima de milímetro), estiman que nada impide aplicar el mismo principio para hacer invisible a una persona, un tanque o un incluso un petrolero.

Los científicos ya habían conseguido disimular un cilindro de cuero de unos diez centímetros "iluminado" por un rayo de microondas, a frecuencia radar, invisible para el hombre. Pero el experimento estaba limitado a las dos dimensiones.

El equipo del profesor Xiang Zhang, de la universidad californiana de Berkeley, ha conseguido dos primicias: trabajar con luz visible y en tres dimensiones.

Los nuevos materiales -o 'metamateriales'- son capaces de producir lo que se llama un 'índice de refracción negativo', indispensable para invisibilizar los objetos. Con este índice negativo, la luz se desvía en dirección contraria a la normal.

Los metamateriales deben inclinar la luz alrededor del objeto, de manera que lo envuelva y después recupere su forma original, al igual que una corriente de agua recupera su forma tras superar un obstáculo. El observador ya no ve la perturbación en la luz y de esta manera el objeto desaparece a a su vista.

Aunque una de las aplicaciones más inmediatas de estos metamateriales podría ser la construcción de lentillas especiales que permitan ver hasta un virus o las moléculas del ADN, lo que excita más la imaginación tiene que ver con la invisibilidad descrita por autores como H.G. Wells ('El hombre invisible').


(0)  | Enviar