GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Viernes, 03 de julio de 2009

Las ovejas salvajes en una remota isla escocesa están encogiendo, y los científicos lo atribuyen al cambio climático. Las ovejas de Soay son de media un cinco por ciento más pequeñas que hace 25 años, un indicativo de que el cambio climático puede tener un rápido efecto en las poblaciones naturales y un signo de posibles cambios generalizados en el futuro, informaron el jueves un grupo de científicos.

Las ovejas menguantes de la isla de Hirta son famosas porque la teoría de la evolución clásica sugiere que deberían ser cada vez más grandes, puesto que los animales más grandes tienden a tener más probabilidades de sobrevivir y reproducirse que los pequeños.

Pero ahora, debido al cambio climático, los pastos de los que se alimentan están disponibles durante una mayor parte del año, lo que hace que las condiciones de superviviencia sean menos desafiantes, así que incluso las ovejas de menor tamaño tienen opción de sobrevivir y tener descendencia.

"Es probablemente un poco pronto para predecir que tendremos chihuahuas alrededor de rebaños de ovejas pigmeas en digamos 100 años", dijo a periodistas Tim Coulson del Imperial College London, que dirigió el estudio publicado en la revista Science.

"En nuestros trabajos futuros vamos a tratar de unir estos hilos y aportar una comprensión más integral del modo en que el cambio climático está influyendo en el cambio genético".


(0)  | Enviar