GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Lunes, 17 de mayo de 2010
Para el año 2005 se esperaba que no hubiera grandes influencias con el ciclo de las manchas solares. Era un año mínimo (no un máximo como se espera para 2012) y nada estaba fuera de los planes de los científicos. Hasta que apareció una mancha solar 715 clase X2 (3) y muchas otras que le siguieron de gran poder solar.

¿Qué son las manchas solares? Son tormentas magnéticas de un tamaño más grande que la Tierra que suceden en el Sol, y dejan su impronta siendo algo más oscuras que el resto. Son 1500 grados más frías, lo que las hace más oscuras en contraste con el resto del Sol de calor promedio 5800 grados. Las manchas solares tienen ciclos. En el actual, llegó a su mínimo en el año 2006. El ciclo que ahora cruzamos, el vigésimo cuarto, llegará a su punto máximo en 2012.

Las explosiones solares - parece haber un consenso - crecen cuanto aumentan el número de manchas solares.

Hay una correspondencia de 96 por ciento entre las manchas del Sol y otras actividades solares”, indica Harry Van Loon, físico del Instituto de Investigación Colorado Research Associates, y el Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas.

El año 2005 fue el último y el más espectacular de una serie de recientes y perturbadoras excepciones a la regla de los ciclos de las manchas solares. Ese año se produjo más o menos la cantidad esperada de manchas solares, pero la actividad solar general fue la más elevada de todas las registradas para un año mínimo, y según algunas mediciones fue muy superior a la actividad de un año máximo típico.”, indicó Lawrence Joseph, periodista científico que escribió Apocalipsis 2012.

Ahora bien, en el año 2005, amén de estos registros de manchas solares y estallidos del sol, se produjeron varios hechos significativos que merecen ser tomados en consideración. Me refiero al Volcán Llamatepec de El Salvador que entró en erupción dejando 2 personas muertas y miles que tuvieron que huir, el huracán asesino Stan que creó un infierno durante 5 días lanzando cantidades de lluvia sin precedentes en El Salvador, Guatemala y el sur de México, y el terremoto , en seguidilla, de 5.8 en la escala de Ritcher que golpeó Guatemala y El Salvador, provocando deslizamientos de la tierra, además de destruir todo tipo de cosas. Estos hechos sucedieron luego del publicitado Huracán Rita y el Wilma hicieran destrozos en lo que fue la mayor tormenta del año (4).

Ciertamente no hay evidencias que las manchas solares hayan sido las causantes de tales catástrofes. Al menos las que piden los científicos(*). No obstante, creo que el calentamiento global podría causar tales estragos catastroficos y es algo ya a estas alturas inevitable.

Calentamiento que hoy vemos fundir a la Antartida (vease foto satelital) haciendo que la plataforma de hielo Wilkins, del tamaño de Jamaica, en la península antártica se desprendiera.

El director de la investigación, Eric Steig indica: "Suele decirse que la Antártida está aumentando su congelamiento, pero no es así, de hecho, en su totalidad el continente se está recalentando" Y en la misma magnitud que el resto de la Tierra.

No hay duda de que el calentamiento en el golfo de México abasteció de más energía a aquellos huracanes. Así lo afirman también en un articulo “¿Estamos empeorando los huracanes?” que la revista Time publicó con la opinión de varios científicos.

Ahora bien, las tormentas solares no sólo pueden provocar alteraciones en nuestro Planeta, de formas que tal vez ni sospechamos, sino que nos envían protones de una forma realmente intensa, como sucedió en 2005. “La tormenta de protones más intensa en varias décadas”, escribió la NASA en un informe.

"Hemos sido golpeados por intensas tormentas de protones con anterioridad, pero nunca con tanta rapidez", dice el físico solar Robert Lin de la UC en Berkeley. "Las tormentas de protones normalmente se desarrollan horas o incluso días después de una erupción".

Esta comenzó en minutos

Ahora bien, resulta que esta tormenta solar de 2005 (recordemos: un año de mínimo solar) ha sido la más grande desde octubre de 1989, un año de máximo solar ¿qué nos espera entonces para 2012? ¿Un bombardeo incesante de partículas y protones que destruirían nuestras telecomunicaciones y nos llevarían al borde de una catástrofe?.

Un choque de radiación como los que estás tormentas segregan al espacio pueden anular las células productoras de sangre que residen en la médula , “lo que agotaría el suministro de sangre nueva del cuerpo en alrededor de una semana” (Joseph, ididem).

Haría falta un trasplante de médula inmediato, pero no se practican en la luna”, escribe Tony Phillips, director de los despachos de [email protected]

Lo peor es que un equipo de científicos del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas en Colorado confirmó lo que ya se sospechaba: “Predecimos que el próximo ciclo solar será entre un 30 y 50 por ciento más fuerte que el último”, declaró Mausumi Dikpati.

Estos hallazgos fueron publicados en la prestigiosa revista Geophysical Review Letters. Y analizan, como digo, que el próximo ciclo solar que se inició en 2007 será entre un 30 y 50% más poderoso , produciendo todo un record en las estadísticas, cuyo clímax será en el 2012.

(0)  | Enviar