GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Domingo, 30 de mayo de 2010

En otros momentos de la historia ya se dijo que se venía el fin del mundo. ¿ Qué hace que está vez sea diferente?.

Pues lo puntual no es que una profecia Maya lo indique, tampoco Nostradamus ni ningún otro profeta. Las evidencias en torno a la actividad anormal del sol se han ido acumulando solas. El clima se está modificando de forma cómo nunca antes, al menos, como desde hace 11 mil y pico de años no se había comportado.

En tanto que en otras fechas del Fin de los Tiempos se jugó con el factor del desconocimiento sobre ciertos eventos astronomicos, llamese alineaciónes planetarias, cometas misteriosos, etc, es en 2012 que lo que sucederá no tiene que ver con eventos no conocidos, sino al contrario. Los estudios de cada cientifico, independiente, se han ido sincronizando solos, dando como lugar una
fecha: 2012.

Ya lo dicen muchos cientificos: nuestra extinción se aproxima. Estamos padeciendo un desorden climatico sin precedentes. Muchos acusan a que se debe a la mano del hombre, el calentamiento global. Otros, en cambio, más centrados en los ciclos de las manchas solares, han notado lo que no cabe duda: que el clima de la tierra está modificandose como consecuencia del comportamiento del sol. Esto es lo que nos debe preocupar, a fin de cuentas, más allá de toda profecia. Porque estamos atravesando un máximo solar y no hay forma de preveer el comportamiento dañino del sol para 2012. Alguno piensan que será una tormenta que arruine las telecomunicaciones, otros, que esa tormenta será el principio del final de nuestra civilización. Y no hay duda de ello.

Los hechos se han disparado solos, y están, por única vez en toda la historia, direccionados para ese día en especial. Esté no es
un cuento trágico como sucedió en otros años. Tampoco un ardid para desviar la atención de la población a estos temas (a la gente
le importa tanto estos temas como el gusto por la fisica nuclear). Es tiempo que tomemos nota, ahora, hoy, en este preciso momento de los sucesos que tendrán lugar en 2012.

Si no tomamos nota, cuando llegue el día el silencio del mundo nos advertirá, demasiado tarde, que nuestro fin llegó.

Estamos parados al borde de un abismo, y el tiempo, pasa en cuenta regresiva. No hay marcha atrás. La única opción es reunir
personas interesadas en subsistir al cataclismo.

Esperamos muy pronto arrojar luces nuevas sobre la localización exacta donde el cataclismo tendrá menos efectos en Sudamerica. Allí nos reuniremos el equipo que formamos, en distintas aréas, para intentar sobrevivir. No será para nada sencillo. No es esta una aventura apasionada ni hollywoodense, se trata de la extinción del ser humano sobre la faz de la tierra. Y debemos estar seguros de algo: millones de morirán. E incluso los que intenten sobrevivir también fallecerán en gran cantidad.


(0)  | Enviar