GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Jueves, 03 de junio de 2010
 

Primero debo agradecer a Admin por dejarme postear estas palabras en este sitio tan grandioso.

Mucho se habla de que los Mayas predicen esto o aquello o que el sol está por desencadenar una catástrofe sin precedentes.

Y sin embargo, a diario veo el apocalipsis que se cierne sobre la tierra y sobre las ciudades. Hablar de contaminación ya es tomado con soberbia. Hablar de chicos muriéndose de hambre también.

Y cuando se mencionan estas cosas , cuando se trata de pensar un poquito más para adentro, la gente estalla en violentos ataques contra quien piensa, solo piensa, en estas cosas. Por eso he notado que desde hace años se han perdido por completo los valores humanos y todo, absolutamente, se ha reemplazado por el dinero. Importa más el dinero que hacer un bien o prevenirse. Se han desvalorizado las relaciones humanas y solo hay unión por intereses, lo mismo , la degradación sexual que se infringe a miles de mujeres en todo el mundo a través del sexo y su masiva difusión.

Me hago la pregunta ¿alguna vez el ser humano fue mejor que esto?. La historia me contesta que no, que incluso quemamos mujeres, hombres, niños por pensar contrario a una fe incipiente e incluso mandamos a camaras de horror a otros millones porque eran de otra raza o color diferente a la nuestra.



Si nos detenemos a ver la historia, podriamos decir que desde hace siglos viene sucediendose el apocalipsis. Nunca hubo una gran proliferacion de bondad sobre la tierra. Y cuando la hubo, aquellas personas que velaban por la espiritualidad fueron mancillados y/o ejecutados por la masa , ese vulgo llamado ser humano. Hoy día, pese a estos antecedentes historicos, la espiritualidad ha sido borrada de un manotazo ante los deslumbres de un materialismo que todo lo tiene y sin embargo no tiene nada.

Se alzan los modernos cientificos y nos dicen que no servimos para nada o que estamos preñados de errores y somos una cosa creada al azar por algo que tambien fue creado al azar y que finalmente no hay nada de nada. La gente opta, ante este panorama, aferrarse a lo que ve y toca, las pc, la casa con lago, el coche cero kilometro, el empleo de todos los días de semana, la droga y mil y un cosas más. Se aleja de los patrones que podrían hacerle tener visiones más espirituales y ofrecerle una cierta paz porque alli ya han dicho " No hay nada".

¿Pero quien lo sabe de verdad?. Nadie lo sabe. Pero la poca evidencia en contra de este sentimiento de vacio es apoyada por la soberbia de las personas que les duele reconocer que no saben para que están aqui y se sienten, de alguna manera, huerfanos de la providencia. Hay tantas evidencia de que exista un Creador como que no lo exista. Y sin embargo, ¿por qué se cae en la necesidad imperiosa de creer que no existe? Las evidencias son tan pobres que, si se tratara de un estudio cientifico, no serviría para avalarlo , entonces ¿Por qué se empeñan en dar por zanjado todo el misterioso asunto del Creador y culminar en que No hay nada?. ¿ No es concluir sin evidencias suficientes?

Probablemente las guerras, el odio humano, las injusticias, influyan en la visión de fondo de que Dios no existe. No obstante, nadie podrá negar que si una serie de hechos fisicos no se hubieran dado como se dieron nadie podría siquiera plantearse la existencia de nada porque simplemente no habría existencia. Pero esas cosas, dichas también por cientificos notables, no son escuchadas ante el poder avasallador del materialismo. Entonces, es más fácil llegar a la humillación e insulto que a la verdad de fondo. Y esa verdad es que la mayoria de los seres humanos se consideran huérfanos de la providencia. Para olvidar este horrible trauma, se enfrascan en batallas verbales, insultos, guerras, asesinatos, drogas, sexo y mucha insensatez.

Yo soy una persona que ha dudado mucho de todo a lo largo de la vida, pero a esta altura no puedo negar que existe un Creador. Y si así lo vemos, esperaremos con mayor calma los eventos que pudieran o no suceder en los siguientes años, lo esperaremos con la fe que da saber que hay un proposito en la vida humana, y ese propósito es nuestra inmortalidad más allá de estas paredes carnales. Gracias por leerme hasta aquí.


(0)  | Enviar