GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

S?bado, 19 de febrero de 2011

Imaginemos que despu?s de un duro d?a de trabajo, llegas a casa y de repente te encuentras con el sal?n revuelto, las sillas descolocadas y uno de tus preciosos jarrones roto en pedazos por el suelo. Te preguntas qu? ha pasado y comienzas a pensar en algunas hip?tesis de lo que podr?a haber ocurrido.

Podr?a haber sido un gato que se ha colado por la ventana, podr?a haber sido una r?faga de viento repentina o quiz? alg?n bromista que ha querido gastarte una mala pasada, incluso podr?a haber sido tu sobrino peque?o que hubiera estado de visita sin que t? lo supieras.

Recapacitas durante algunos minutos y al comprobar que la ventana est? abierta, piensas "Vaya, es posible que haya sido un gato que se ha colado mientras yo estaba fuera..."

Bueno, pues estas cosas tambi?n ocurren en ciencia...

Ahora pong?monos en situaci?n: dos astr?nomos,?John Whitmire y Matese Dan, se encuentran realizando estudios sobre las ?rbitas gravitacionales en el sistema solar y en un momento dado se preguntan c?mo podr?a afectar un posible planeta a las ?rbitas de algunos cometas.

Una pregunta hipot?tica que podr?a resolver algunas dudas orbitales. As? pues, introducen en su hip?tesis un gran planeta y realizan los c?lculos para comprobar si los efectos de ese cuerpo se podr?an apreciar en el viaje de determinados planetas. Incluso se inventan un nombre para ese planeta y lo denominan provisionalmente: Tyche.

Hasta ahora, como veis, nos encontramos ante dos cient?ficos haciendo lo que suelen hacer los cient?ficos: preguntarse cosas y proponer hip?tesis.

?

En este punto d?nde entra en juego un diario brit?nico con tintes amarillistas y con cierta predilecci?n por los titulares llamativos, llamado The Independient, que convierte la hip?tesis de estos dos astr?nomos en casi una realidad y la une a una reciente noticia sobre el telescopio Wise, afirmando que la NASA podr?a haber encontrado los datos que lo confirmaran.

The Independient, incluso llega a la conclusi?n de que el planeta existe... Ahora tan s?lo habr?a que encontrarlo...

A partir de la noticia en The Independient, el imaginario planeta Tyche comienza a propagarse por todo internet mediante otros peri?dicos, blogs y correos electr?nicos que, de nuevo, dan por sentada la afirmaci?n del peri?dico brit?nico, confundiendo y extendiendo un rumor que ya pod?is encontrar por muchas webs en internet.

Como vemos, un salto demasiado arriesgado para lo que en un principio tan s?lo es una hip?tesis.

Pero, ?es posible que exista un planeta gigante en los alrededores del sistema solar?

Como bien indica el astrof?sico Phil Plait en su blog Bad Astronomy, lo primero que tenemos que indicar es que no hay ninguna prueba de que este planeta exista. Esa es la realidad, por supuesto menos atractiva que algunos titulares que pod?is leer durante estos d?as, pero al fin y al cabo, es la realidad: no existen pruebas de que dicho planeta exista, salvo como hip?tesis en los estudios de Whitmire y Dan.

Sin embargo, tambi?n hay que se?alar que, como bien indica Badastronomer, es cierto que hay muchos cuerpos en los alrededores del sistema solar cuyas lejanas ?rbitas atraviesan el sistema durante alg?n tiempo determinado. S?, podr?a existir, pero estad?sticamente es muy poco probable, si nos atenemos a los instrumentos de observaci?n con los que contamos.

Deb?is tener en cuenta que, desde que a mediados de la d?cada de los a?os 90, se descubriera el primer planeta extrasolar, hemos descubierto m?s de 500 exoplanetas, muchos de ellos a millones de a?os luz de distancia de la Tierra. Nuestros instrumentos (Telescopios como el Corot, el Kepler, el Wise o el propio Hubble) ya est?n capacitados para observar exoplanetas a grandes distancias, por lo que es bastante improbable que hubieran dejado escapar un planeta con una masa cuatro veces la de J?piter orbitando en las cercan?as de nuestro propio sistema solar.

Volviendo al ejemplo con el que comenzaba el art?culo: es posible que nuestro sal?n lo haya revuelto un gato. Es posible, pero no es un buen h?bito cient?fico dar las cosas por sentadas tan pronto.


(0)  | Enviar