GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Martes, 19 de abril de 2011

    • ?

      El choque de un iceberg contra un glaciar en la Ant?rtida el a?o pasado resquebraj? un enorme bloque de hielo, sacando a la luz un extenso periodo del oc?ano Ant?rtico y ofreciendo una oportunidad a los cient?ficos para que llevasen a cabo experimentos que podr?an ayudar a entender el cambio clim?tico.Seguir leyendo el ar?culo

      Este incidente, en el que el iceberg choc? contra el glaciar Mertz en la Ant?rtida oriental, rompi? casi 78 kil?metros de la lengua de este glaciar, dej? al descubierto una parte del agua oce?nica que estuvo anteriormente cubierto por cientos de metros de hielo y dio a conocer la vida marina, incluyendo algunas estrellas de mar tan grandes como tapacubos.

      "De repente, la geometr?a de la Ant?rtida ha cambiado", dijo Steve Rintoul, un ocean?grafo del Centro de Investigaci?n Cooperativo sobre Ecosistemas y Clima Ant?rtico en Tasmania.

      "Fue una especie de experimento natural, donde la ruptura de la lengua del glaciar no estuvo causada por el cambio clim?tico. Se trata de un suceso natural, por lo que la naturaleza ha hecho ya el experimento por nosotros esta vez", agreg?.

      Un equipo de 40 cient?ficos australianos e internacionales, entre los que se encuentran Rintoul, visitaron la regi?n durante el verano ant?rtico para estudiar el impacto de la ruptura.

      Entre los resultados biol?gicos imprevistos se encontr? la liberaci?n de 10.000 metros cuadrados de hielo en el oc?ano cuando se desplaz? hacia aguas m?s calientes.

      Su consecuente derretimiento hizo disminuir la salinidad del agua y provoc? un intenso florecimiento de fitoplancton. Las plantas necesitan luz y nutrientes para crecer, junto con peque?as cantidades de hierro que generalmente vienen en forma de polvo ca?do del cielo.

      "El antiguo hielo hab?a acumulado d?cadas de suministro de hierro en polvo, y cuando se rompi? y fundi? parece que proporcion? al fitoplancton una dosis de entre 20 y 40 a?os de hierro en una sola temporada", explic? Rintoul.

      Otro efecto secundario, mezclado con aguas m?s cristalinas, fue la exposici?n de animales marinos como estrellas de mar gigantes, esponjas multicolores y pennatul?ceos, descubiertos tras varias d?cadas sumidos en la oscuridad de las aguas de la Ant?rtida.

      En general, los investigadores acabaron teniendo una oportunidad ?nica para probar teor?as sobre c?mo el ecosistema marino podr?a responder a cambios a gran escala como este, un posible anticipo de lo que podr?a avecinarse con el cambio clim?tico.

      "En algunas de las ?reas tomamos muestras que hab?an estado bajo el hielo durante varias d?cadas, lugares donde los barcos no hab?an llegado hasta ahora", a?adi? Rintoul.

?


(0)  | Enviar