GANA DINERO CON TU E-MAIL

 

 

Mi?rcoles, 07 de septiembre de 2011

Hoy en día tenemos escalas para medir y clasificar casi cualquier tipo de amenaza. Contamos con la Richter para los terremotos, la Saffir-Simpson para los huracanes y, por supuesto, también existe una escala, menos conocidaeso sí, para clasificar el peligro procedente de asteroides y cometas. Es la Escala de Turín, que mide la probabilidad de impacto y los daños que causaría el impacto de un objeto NEO.

Durante algún tiempo los científicos y gran parte de los medios estuvieron preocupados por la trayectoria del asteroide Apophis, que pasará cerca de la tierra en su viaje estelar en los años 2029 y 2036. Por suerte, los cálculos se han precisado y la amenaza del Apophis ha sido rebajada a nivel o en esta escala.

Sin embargo, después del pequeño susto que supuso en 2004 este pedazo de roca espacial, la pregunta sigue estando ahí: ¿seríamos capaces de hacer frente a la amenaza de un asteroide en rumbo de colisión a la Tierra? Algunos científicos consideran esta pregunta como el "Test de inteligencia" al que cualquier civilización desarrollada en el Universo debe enfrentarse en algún momento de su existencia... Recordemos que los dinosaurios no superaron este examen.

Entre los proyectos que han ido surgiendo en las últimas décadas al respecto cabe destacar el de una empresa española, Deimos Space, que ha elaborado dos sondas (Hidalgo y Sancho) con el propósito de impactar contra un asteroide de gran tamaño a alta velocidad intentando desviar de esta manera su trayectoria.

Misión Don Quijote

 
Según la información de la misión recogida en su propia página web, Sancho será la primera en llegar e intentará recopilar datos, información y características de la roca. Mientras, la segunda nave Hidalgo se aproximará meses después al asteroide e impactará contra él a una velocidad aproximada de 10 kilómetros por segundo.

La Agencia Espacial Europea ha estudiado más de 20 proyectos y finalmente ha decidido comprobar la viabilidad de esta misión Don Quijote con el objetivo de medir el grado de efectividad frente a un asteroide real de un tamaño de medio kilómetro de diámetro. No obstante, mientras algunas agencias espaciales, como la ESA, estudian proyectos para desviar posibles amenazas, otras instituciones nos han sorprendido estos días desvelando posibles misiones con intenciones totalmente diferentes. Nos referimos a un estudio realizado por investigadores de la Universidad china de Tsinghua que propone justo lo contrario: capturar un asteroide y acercarlo a la Tierra.

La idea, según el profesor Hexi Baoyin y su equipo, consistiría en atraer uno de estos, como por ejemplo el 2008EA9, que casualmente tiene una velocidad de órbita parecida a la de la Tierra y que pasará a menos de un millón de kilómetros de distancia en el año 2049. El plan de estos científicos chinos consistiría en alterar de la velocidad y trayectoria de este asteroide para colocarlo en la órbita de la Tierra. ¿Con qué objetivo?: Estudiarlo y quién sabe si algún día poder incluso explotar sus recursos mineros.

No sé cómo lo ves, pero no hace mucha gracia eso de atraer asteroides a la Tierra... Casi mejor que se lleve a cabo la primera idea y que un Quijote se estrelle contra ellos para alejarlos.


(0)  | Enviar